Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Joan Monjo asume una alcaldía de Santa Margalida marcada por la crisis sanitaria

El alcalde apuesta por la obra pública para crear puestos de trabajo

Martí Torres cede la vara de mando a Joan Monjo, tras ser elegido por 10 de los 17 regidores que tiene Santa Margalida.

Martí Torres cede la vara de mando a Joan Monjo, tras ser elegido por 10 de los 17 regidores que tiene Santa Margalida. r.f.

Joan Monjo (Convergència- El Pi) asumió ayer de nuevo la vara de mando del ayuntamiento de Santa Margalida tras un año de mandato del popular Martí Torres. Fue una toma de posesión marcada por el Covid-19 [el pleno extraordinario se celebró en el Auditori para preservar la distancia de seguridad], en la que el primer edil apostó por seguir la línea continuista del pacto ya iniciado la pasada legislatura. "No habrá sospresas", aseguró. Inevitablemente su mandato estará marcado por la pandemia y sus consecuencias. Por ello, no rechazó la oferta de diálogo y consenso de la oposición. Así, afirmó que contará con cada uno de los regidores que estén dispuestos "a trabajar en positivo para hacer entre todos un Ayuntamiento de puertas abiertas". Con los servicios sociales saturados por la crisis sanitaria, Monjo no se andó con rodeos: "la clave es promover puestos de trabajo". "No creo en otorgar subvenciones para que la gente pueda comer dos días y luego necesite otra ayuda. Las consecuencias de la pandemia serán mucho más duras el año que viene. Esta temporada turística será nefasta y soy pesimista en las predicciones de la del año que viene. Lo que tenemos que hacer es crear puestos de trabajo", sentenció.

"Nuestro reto será cómo los podremos crear pero está claro que el Gobierno central nos debe dejar gastar el remanente que tenemos los ayuntamientos para poder invertir en obra pública y así contribuir en la generación de puestos de trabajo", argumentó. "Tenemos 20 millones. Debemos lograr que el Estado nos los deje gastar para emprender inversiones sostenibles que crearán puestos de trabajo. Si todos los ayuntamientos hacemos obra pública, se generará trabajo que es lo que necesitamos ante un 2020 y un 2021 crítico".

Al repasar sus principales líneas de trabajo, se mostró a favor de seguir impulsando el turismo a través de la cultura, el patrimonio y el deporte. Otra de sus líneas de trabajo será convertir Santa Margalida en un referente como municipio verde y que apuesta por las energías renovables. Se cambiará toda la red de agua potable de Santa Margalida que sufre unas pérdidas del 80%. Y acto seguido salió el tema de la depuradora de Can Picafort. Lo dejó muy claro: "Mientras yo sea alcalde no se hará el emisario submarino. Y si recuperamos las competencias, la depuradora la haremos donde nosotros queramos". Cabe recordar que el ministerio para la Transición Ecológica aprobó el pliego para la licitación del proyecto de la depuradora de Can Picafort y el anteproyecto del emisario desoyendo las peticiones municipales que se oponen frontalmente. Por ello, tomará cartas en el asunto: "Madrid ahora juega a redactar un proyecto pero no empezarán nada. Lucharemos para que no se haga y no se hará".

Otras de sus líneas de trabajo será tocar a las puertas del Consell de Mallorca para solucionar el tema de las carreteras de Llubí y Muro. También acudirá al Govern para la nueva escuela de Can Picafort y el centro de salud de Santa Margalida.

El cambio de alcalde en Santa Margalida es el primero de esta legislatura. No faltaron rostros políticos como el líder del PP, Biel Company, o Josep Melià de El Pi, además de varios alcaldes regionalistas que no dudaron en arropar a Monjo en su toma de posesión. El alcalde saliente, Martí Torres, cedió la vara satisfecho de haber centrado sus esfuerzos en trabajar bajo las líneas de la "serenidad, coherencia y responsabilidad". En la oposición, Xisco Bergas de Suma pel canvi, reclamó "diálogo y consenso" sobre todo en momentos marcados por la reconstrucción económica. "Os puedo asegurar que contaré con vosotros", le aseguró Monjo. Por su parte, Cati Tous de Can Picafort Unit, prometió ejercer una oposición constructiva.

Compartir el artículo

stats