Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Martí Torres: "La crisis sanitaria me ha enseñado a ser más resolutivo y aplicar el sentido común"

"Ahora más que nunca debemos jugar nuestro papel como la administración más cercana al ciudadano"

Martí Torres cede tras un año de alcaldía la vara de mando este jueves a su socio de gobierno.

Martí Torres cede tras un año de alcaldía la vara de mando este jueves a su socio de gobierno. ay. santa margalida

P ¿Qué balance hace de este año como alcalde?

R En general, el balance es positivo a pesar de que en los últimos tres meses nos hemos visto inmersos en una crisis sanitaria mundial que nos ha puesto en jaque. La emergencia sanitaria lo ha paralizado todo y a todos. Esta situación, además de los problemas de salud, ha derivado en unas consecuencias que aún no podemos prever ni cuantificar en su totalidad. Sin embargo, dentro de la adversidad de la pandemia, todos hemos aprendido alguna cosa, sobre todo a nivel personal.

P ¿Cuál es el gran aprendizaje de esta crisis como alcalde?

R Siempre aprendemos algo, de las buenas y de las malas experiencias. Como alcalde nunca habría imaginado tener que gestionar una situación como la vivida. Me ha enseñado a ser más resolutivo y, principalmente, a aplicar el sentido común siempre teniendo en cuenta las recomendaciones de las autoridades sanitarias. Esta pandemia nos ha enseñado mucho como "personas", ha hecho que nos demos cuenta de lo fuerte que nos hacemos ante la adversidad y de la solidaridad que somos capaces de demostrar.

P ¿Qué ha sido lo más duro de gestionar estos meses?

R La confusión que vivimos en los primeros momentos. Los responsables municipales nos vimos abocados a una situación sin precedentes. Tuvimos que coordinar la gestión de la política municipal con las directrices impuestas por la normativa del Gobierno central, máxima autoridad durante la vigencia del estado de alarma. Por citar un ejemplo, nosotros dictamos un bando el día 12 de marzo, basado en la Resolución de la directora general de salud pública que contenía medidas de control en relación a actos con mucha asistencia de público. Suspendimos la Fira de Santa Margalida del 5 de abril (se celebró de forma virtual) sin saber muy bien cómo evolucionaría. No fue hasta el día 14 de marzo, cuando se declaró el estado de alarma cuando fuimos conscientes de la dimensión de la pandemia. En este sentido debo agradecer la importante labor de coordinación y de interpretación que ha llevado a cabo la Federació d'Entitats Locals de les Illes Balears (FELIB), que nos ha prestado su ayuda en todo momento.

P Precisamente, los ciudadanos acuden a su ayuntamiento...

R Somos la administración más cercana al ciudadano, el primer lugar al que acuden. La incertidumbre del primer momento poco a poco se fue superando gracias a la coordinación y al apoyo de la FELIB. La verdad es que el goteo de normativa por parte del Gobierno Estatal ha sido incesante. Había muchas cuestiones que regular y en ocasiones la redacción de las medidas dictadas daba lugar a diferentes interpretaciones que posteriormente se han tenido que clarificar. A pesar de todo, se han aplicado criterios únicos, que se han puesto en común entre todos los responsables municipales.

P ¿Cuál es el principal reclamo de la administración local?

R Ahora más que nunca debemos jugar nuestro papel de administración más cercana al ciudadano y adoptar decisiones para reducir, en la medida de lo posible, los efectos adversos de la crisis para la ciudadanía. Los servicios sociales municipales son los encargados de gestionar la creciente demanda. El cierre de negocios y fronteras ha incidido negativamente en las economías domésticas, principalmente en un municipio como el nuestro, cuya población vive principalmente del sector turístico. Conscientes de todo ello, se instó a los técnicos al estudio de las ordenanzas fiscales vigentes para analizar las consecuencias de la paralización de determinados servicios municipales. También se ha instado a la regiduría competente de servicios sociales y a los técnicos de esta área a que los vecinos del municipio con necesidades básicas sean atendidos en la mayor brevedad posible, para lo cual se ha previsto un incremento de las partidas presupuestarias destinadas a servicios sociales. Estas son algunas de las previsiones que se han llevado a cabo por el momento. Sin embargo, los ayuntamientos nos encontramos atados de manos. Venimos de una etapa de restricciones legales en relación a la contención del gasto municipal con la finalidad de reducir la deuda y cumplir con los plazos de pago a nuestros proveedores. Estas restricciones han provocado un ahorro considerable, que ahora más que nunca tendría que poder ser utilizado para llevar a cabo políticas comunes en favor de los vecinos del municipio. Para ello, es necesario que el Estado modifique la regla de gasto. Se trata de una reivindicación común de todos los ayuntamientos.

P ¿Cómo se presenta la temporada turística en su zona?

R Soy pesimista en este sentido. Pienso que ya va a ser difícil recuperarla, como en la mayoría de los municipios costeros. Estamos a mediados de junio y aún no ha empezado. No se había visto nunca. La mayor parte de los establecimientos hoteleros y de los locales de ocio y restauración permanecen cerrados o bajo mínimos. Aunque durante esta semana se puso en marcha un plan piloto para traer turistas de Alemania a las islas y el día 21 de junio está prevista la apertura de fronteras las previsones no son muy buenas.

P Si aparcamos los meses marcados por el coronavirus, ¿ de qué proyecto está más orgulloso como alcalde?

R Es una pregunta difícil. Un año no es mucho tiempo. Hemos ido gestionando el día a día y atendiendo a las demandas de los ciudadanos, principales conocedores de las necesidades del municipio. Sin embargo, si tuviera que decidirme por alguno, me decantaría por aquellos proyectos que se han llevado a cabo no sólo con un afán constructivo o arquitectónico, sino que están ligados a un sentimiento. Se trata del cambio de césped artificial de los campos de futbol de Can Picafort y de Son Serra, dedicado a todos los que han apoyado la trayectoria deportiva de ambos clubes. También me siento especialmente orgulloso de la escultura del Cap de dimoni, creación del artista Guillem Crespí, que recientemente se ha colocado en la rotonda de acceso a Santa Margalida. Simboliza fiesta, cultura y tradición margalidana. Pretendíamos que fuera una pieza que nos transmitiera a todos las mismas sensaciones, que nos trasladara a la "semana gran de la Beata". Pienso que lo hemos conseguido. También hemos dedicado esfuerzos a dar continuidad a una línea de trabajo que ya empezamos en la legislatura anterior. Una trayectoria continuista en el sentido de seguir con las directrices marcadas en el Plan Director Sectorial de Turismo en Can Picafort (se ha iniciado y terminado la segunda fase de remodelación del Passeig Colón, desde la calle Arenal hasta Vía Suiza; durante la legislatura anterior se llevó a cabo la primera fase y se remodeló la zona de Son Bauló y de la calle Isaac Peral) y con las inversiones sostenibles que tienen como objetivo la mejora de la eficiencia energética y de la sostenibilidad del municipio. Ejemplos de ello son la sustitución de las tuberías de agua potable y del asfalto de las calles del núcleo de Santa Margalida y la previsión de la mejora del alumbrado público en Can Picafort, Santa Margalida y Son Serra. De hecho, a día de hoy, se están realizando obras de este tipo en diversas zonas de la Vila y de Son Serra y también seguimos con la tramitación de otros contratos también relacionados con este tipo de inversiones.

P ¿Con qué sensación cede la vara de mando?

Con la satisfacción de haber actuado con honestidad y coherencia. La irrupción del coronavirus en nuestras vidas supondrá un antes y un después para todos. Hemos vivido momentos muy duros, que hemos intentado gestionar de la mejor forma posible, dadas las circunstancias. Pero no todo se limita a los últimos tres meses. Con anterioridad se iniciaron y finalizaron proyectos beneficiosos para el municipio de los que me siento orgulloso. También se pusieron los cimientos para empezar otros que se desarrollarán y terminarán antes del final de la legislatura. Todos ellos, fruto de una línea continuista que ya iniciamos con el grupo municipal Convergència durante la legislatura anterior y que hemos seguido en ésta que justo ha empezado.

P ¿Qué retos le esperan a Joan Monjo como alcalde?

Los principales retos que le esperan a cualquier primer edil a partir de ahora van ligados inevitablemente a los efectos colaterales de la crisis sanitaria mundial. Se prevé un aumento exponencial de demandantes de los servicios sociales municipales, que deberán ser atendidos sin dejar de lado el resto de competencias propias de la administración local. Además de todo lo anterior, es común que cada alcalde tenga algún proyecto personal que quiera desarrollar durante su paso por la alcaldía. En cualquiera de estas iniciativas, podrá contar con nuestro apoyo.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats