DTO ANUAL 25,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Instalaciones

IB Jove invierte 231.000 euros para mejorar el campamento de La Victòria

La pandemia desluce una temporada de máximos históricos en sus reservas - La instalación confía abrir a finales de junio

El mural creado por los artistas de Tembo que luce en uno de los laterales del comedor.

El mural creado por los artistas de Tembo que luce en uno de los laterales del comedor. Ib JOVE

La crisis del Covid-19 ha deslucido una temporada que se presentaba de "récord" en el campamento de La Victòria, en Alcúdia, que con una inversión de 231.883 euros entre 2019 y 2020 ha visto mejoradas sus instalaciones. Así, el director del Institut Balear de la Joventut (IB Jove), Sebastià Lliteres, desgrana que se han hecho actuaciones tanto en la accesibilidad como en el mantenimiento del espacio. También se ha trasladado la cocina del albergue (cerrado por motivos de seguridad en verano pasado) al campamento y se han rehabilitado las zonas comunes, lo que ha permitido dotar "la instalación de un ambiente más cálido". Entre otras actuaciones, se han mejorado los baños y renovado las pistas deportivas y se han adquirido nuevas tiendas de campaña. También se habilitará una nueva zona de escalada y se sustituirá la señalización. Además se está trabajando en una nueva recepción de la instalación. Asimismo se ha cambiado la zona del aparcamiento para favorecer la movilidad de los usuarios y embellecer los alrededores del comedor, que ha sido puesto a punto. Precisamente uno de los grandes cambios se aprecia en una de sus paredes laterales que ahora luce un juvenil mural, obra de los artistas de Tembo. Lliteres recuerda que el campamento fue inaugurado por la Falange y, en cumpliendo con la normativa de Memoria Histórica, se ha sustituido la placa de la Font de 'Sa Mopi' (que se custodiará en el archivo del ayuntamiento de Alcúdia) por la creación de arte urbano.

Lliteres recuerda que la crisis sanitaria les pilló con las instalaciones a punto de inaugurar temporada (suelen abrir a mediados de marzo), una temporada de "máximos históricos". Cabe recordar que con el cierre del albergue, se optó por aumentar la capacidad del campamento pasando de los 200 usuarios a los 350 sin que ello afectara al día a día. "Nunca habíamos tenido tantas reservas", admite Lliteres, unas reservas que se han tenido que cancelar con el correspondiente reembolso del dinero o posponer debido a la crisis del Covid-19.

A la espera de conocer la letra pequeña de las directrices marcadas para este tipo de instalaciones, Lliteres confía en poder abrir el campamento a finales de junio o principios de julio. La temporada finalizaría en octubre. Lo que sí tiene claro el director de IB Jove es que el campamento no abrirá en su máxima capacidad. Según sus cálculos, y a la espera de las directrices, apuntan a que la ocupación rondaría entre el 50 y el 75%.

Entre sus proyectos está poder tener el campamento abierto más meses. Por ello, una de las actuaciones ha sido habilitar en la zona del comedor una instalación (que se podrá quitar en verano) para resguardar del frío a los usuarios en los meses de invierno. Y es que "la idea de IB Jove es que en un futuro próximo podamos abrir el campamento durante diez u once meses al año. Por ello era necesario que el comedor estuviera un poco resguardado".

Y es que Lliteres tiene claro el IB Jove debe apostar por poner en valor la gestión pública de instalaciones como la del campamento de La Victòria, cuyo precio diario ronda los 20,60 euros con desayuno, comida y cena.

Obras en el albergue

En cuanto a las obras en el albergue clausurado en verano pasado, Lliteres puntualiza que está a punto de licitación pública la redacción del proyecto de ejecución de la reforma de las dependencias cerradas por motivos de seguridad aunque el proceso se ha visto afectado por el tema de la crisis del Covid-19.

Compartir el artículo

stats