Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio Ambiente autoriza el futuro parque verde de Muro por su reducido impacto

El proyecto, con un coste de construcción de 110.000 euros, se llevará a cabo en las instalaciones de la actual Deixalleria

Imagen del exterior de la Deixalleria de Muro, donde se construirá el futuro Parc Verd.

Imagen del exterior de la Deixalleria de Muro, donde se construirá el futuro Parc Verd. dm

La comisión balear de Medio Ambiente ha dado luz verde a la construcción del futuro Parc Verd de Muro en las instalaciones donde se ubica la actual Deixalleria de la localidad al no haber apreciado un elevado impacto ambiental en el proyecto facilitado por el ayuntamiento de Muro. La comisión dependiente de la conselleria de Medio Ambiente ha decidido no sujetar el proyecto a una evaluación de impacto ambiental ordinaria porque "se prevé que no tenga efectos significativos sobre el medio ambiente", siempre que se cumplan una serie de medidas propuestas en el documento.

El proyecto presentado por Muro consiste en la remodelación y adaptación a la normativa vigente del actual punto verde ubicado en la Avinguda de Sant Vicenç de la localidad del Nord. La parcela tiene una superficie de 4.119 metros cuadrados, de los cuales la actividad proyectada ocupará 2.512 metros.

El alcalde de Muro, Antoni Serra (CDM), explica que toda la tramitación administrativa ya está finalizada y que la empresa concesionaria de la Deixalleria será la encargada de ejecutar el proyecto, si bien todavía no hay fecha para ello. Las obras tienen un presupuesto de 110.000 euros que serán aportados por la propia empresa, que mantendrá la explotación del complejo. En principio, tiene cuatro años para ejecutar las obras. Una vez terminado, Muro habrá alcanzado un viejo objetivo, ya que hace varios lustros que el Ayuntamiento pretende construir el Parc Verd para mejorar la gestión de los residuos.

El proyecto contempla la habilitación de nuevos accesos adaptados, la instalación de un edificio principal de una planta con despacho, vestuarios y almacén de limpieza, la construcción de un nuevo porche cerrado de 76 metros cuadrados donde se ubicarán los contenedores de residuos especialmente peligrosos o la instalación de una balanza industrial, entre otras actuaciones como la habilitación de una pantalla vegetal con árboles y arbustos a lo largo del perímetro para minimizar el impacto visual.

Prescripciones

El informe elaborado por la comisión de Medio Ambiente apunta que los impactos más importantes que tendrá el futuro equipamiento serán las emisiones de polvo y otros materiales, así como gases y ruidos, además de "efectos sobre el suelo, la población y el paisaje". También prevé posibles vertidos accidentales de residuos que podrían afectar a las aguas pluviales y destaca los impactos que puedan tener los residuos que contienen materiales peligrosos como el amianto.

No obstante, la comisión considera que el proyecto a desarrollar tendrá un impacto "mínimo" sobre el medio ambiente, "sin afectaciones significativas" si se aplican las medidas correctoras.

En este sentido, el documento ambiental insta a realizar un seguimiento del estado de la pavimentación del parque para evitar su deterioro e impedir la contaminación de las aguas. También deberá incluirse un cálculo del caudal máximo de drenaje para garantizar una buena evacuación.

Otras medidas correctoras contempladas en el documento son la necesidad de incluir un separador de hidrocarburos y el requisito de vaciar de forma periódica los fangos y grasas para transportarlos a un gestor autorizado. También se solicita que el diseño de la instalación evite la acumulación de aguas pluviales dentro de los contenedores y que mientras duren las obras se adopten precauciones para evitar el vertido de sustancias contaminantes.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats