Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Marià Gastalver, prior del santuario de Lluc: "Habrá un antes y un después en el mundo tras la crisis del coronavirus"

Marià Gastalver es, junto al vicario Antoni Burguera, el único miembro de la diócesis que reside en el santuario de la Serra, que ha tenido que presentar un ERTE

Marià Gastalver.

Marià Gastalver es, junto al vicario Antoni Burguera, el único miembro de la diócesis que reside en el santuario de la Serra, que ha tenido que presentar un ERTEpresentar un ERTE por la crisis económica derivada del estado de alarma.

P ¿Cómo está viviendo esta situación tan delicada?

R Lo vivimos con mucha preocupación, sobre todo por las 50 personas que trabajan en el santuario, porque son como la propia familia. Esperemos que todo esto acabe pronto para que puedan reincorporarse todos al trabajo.

P ¿Se imaginaba alguna vez llegar a ver el santuario en las condiciones actuales, sin nada de ambiente?

R No, es una situación inaudita. Es muy extraño que no haya nadie en Lluc. Los que quedamos tenemos la misión de cuidar el santuario y la Mare de Déu. Nuestra misión es la de rezar y mantener un pequeño retén para que los pocos que hay estén bien.

P ¿Cuál es su rutina diaria desde que se decretó el confinamiento?

R Hay diferentes sectores. Por lo que respecta al religioso, somos dos personas las que nos encargamos del santuario. Antoni Burguera gestiona la basílica y yo, como prior, llevo más el organigrama. Pasamos las mañanas con el pequeño retén que queda en Lluc para revisar cosas. Las tardes están dedicadas a la plegaria. Celebramos la Eucaristía en privado. Nos levantamos pronto y nos acostamos pronto, la verdad es que los días pasan rápido.

P ¿La basílica está totalmente cerrada al culto?

R Sí, hace una semana el obispo decretó el cierre de los lugares de culto. Nosotros somos los únicos que entramos y salimos de la basílica. A pesar de que no viene nadie, procuramos que la Mare de Déu esté siempre con las velas encendidas.

P ¿Mantienen contacto virtual con la diócesis?

R A nivel diocesano seguimos compartiendo. Hemos lanzado una campaña para que diariamente, a las 13,15 horas, tanto los Blavets como los antiguos Blavets podamos cantar un Salve a través de las redes sociales. También usamos el Facebook del santuario para rezar conjuntamente.

P ¿Cuándo cree que acabará todo esto, le dice algo su intuición?

R No tengo ni idea. Pedimos a Dios que dure lo menos posible y que los enfermos se recuperen. Esto debe ser un tiempo de peregrinación interna. Al final, esto nos ayudará a mirar más hacia nuestro interior. No debe ser un tiempo perdido.

P ¿Cree que habrá un antes y un después de la crisis del coronavirus en el mundo?

R Sin duda. Creo que adquiriremos más conciencia de todo lo que nos rodea, de la naturaleza... de que somos muy poca cosa y estamos abiertos a la trascendencia. También creo que a nivel mundial todo esto implicará un cambio de paradigma. Esperemos que esto nos ayude mucho a cambiar el chip que tenemos.

P ¿Quiere dar algún mensaje a los fieles desde su confinamiento en Lluc?

R Me gustaría trasladar el mensaje de que desde aquí arriba nosotros seguimos rezando por ellos. No están solos.

CONTENIDO_RELACIONADO

  • El santuario de Lluc presenta un ERTE que afecta a 40 de sus 50 trabajadores

FIN_CONTENIDO_RELACIONADO

Compartir el artículo

stats