Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda

Cuando Gloria responde a su nombre

Por si acaso quedara alguna duda, se confirma que nunca llueve a gusto de todos. Si uno se interesa por los efectos de la reciente borrasca 'Gloria' ante responsables de establecimientos hoteleros, residentes en primera línea de costa y gestores públicos de playa, oirá pestes y percibirá abatimiento. No hacen falta mayores explicaciones. Los resultados del temporal marítimo saltan a la vista.

Otro cantar muy diferente hacen agricultores y ganaderos. No ha sido la lluvia perfecta, pero entre 120 y 200 litros por metro cuadrado, a finales de enero en el interior de Mallorca, constituyen una aportación vital en un momento oportuno, especialmente para los cultivos de cereales y leguminosas, aparte de un riego que se hacia necesario para el arbolado, sobre todo para los cítricos. Por lo que respecta a la agricultura, el problema está en los terrenos anegados junto a torrentes y lugares anexos a las nuevas carreteras que han quedado sin evacuación de aguas. Pero a estas alturas del año todavía queda margen para resembrarlos.

Los avatares del clima y la realidad socioeconómica de Mallorca se repelen hoy para presentar esta dualidad tan contradictoria como irreconciliable. Lo que perjudica a la costa beneficia al interior. O al revés.

Tras el impacto de los destrozos causados por el mar, en términos colectivos y a medida que se va secando el barro, produce un cierto alivio comprobar que, por lo menos para agricultores y ganaderos, 'Gloria' ha respondido a su nombre. Para ellos ha sido gloria bendita que todavía es más regeneradora después de tantos periodos de sequía y tanta plaga perjudicial. El buen camino seguirá siempre que las altas temperaturas de estos días sean solo un capricho más del clima.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats