Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las nuevas casas en zonas de riesgo se levantarán a más nivel del suelo

La modificación de las normas subsidiarias de Sant Llorenç prevé dotar a las plantas bajas en zonas inundables de una escalera interior para facilitar la evacuación ante una emergencia

José Modesto March, arquitecto, y Daniel Aguiló, ingeniero de caminos, en la calle Major, junto a la plaza Jaume Santandreu en Sant Llorenç.

José Modesto March, arquitecto, y Daniel Aguiló, ingeniero de caminos, en la calle Major, junto a la plaza Jaume Santandreu en Sant Llorenç. biel capó

Las casas de nueva construcción en zonas inundables de Sant Llorençse levantarán por encima de 30 centímetros del nivel del suelo. Esta es una de las nuevas medidas urbanísticas que se contempla en la modificación puntual de las normas subsidiarias del municipio, que previsiblemente se aprobará en el próximo pleno. "Las nuevas plantas bajas que se construyan en las zonas inundables que tiene señaladas el Ayuntamiento deberán levantarse un mínimo de 30 centímetros del suelo", indica José Modesto March, arquitecto que colabora con el Consistorio 'llorencí'.

"El forjado inferior tiene que estar por encima de 30 centímetros del nivel del suelo", añade Daniel Aguiló, ingeniero de caminos, canales y puertos. El Reglamento de Dominio Público Hidráulico, a nivel estatal, ya obliga a las edificaciones nuevas en zonas inundables a que el forjado inferior tiene que estar por encima de la cota de calado del periodo de retorno de 5oo años, es decir, que la probabilidad de que ocurra anualmente tiene que ser de una entre 500, aclara Aguiló.

Otro requisito que se recoge en la modificación de las normas subsidiarias de Sant Llorenç es dotar a las plantas bajas que no tengan un piso encima y que estén ubicadas en zonas inundables junto al torrente de una escalera interior para facilitar la salida o la evacuación de los moradores desde dentro de la casa por el tejado o la azotea en caso de emergencia. "Otra medida consiste en que los cerramientos que haya cerca del torrente sean permeables, es decir, que haya una rejilla en vez de un muro para que facilite el paso del agua si hay una riada", detalla Daniel Aguiló.

"El riesgo cero no existe, pero tenemos que reducir el impacto de una riada, hay que reducir el riesgo para la seguridad de las personas", recalca el ingeniero. En estos últimos meses han realizado estudios y proyectos básicos para presentar a las instituciones. "Hay que dotar al torrente de una franja libre de edificaciones, hacer corredores verdes para tener una inundación más controlada", apunta Aguiló, quien apuesta por reducir los cantos de los puentes de los torrentes y actuar en zonas de riesgo como la variante, el cementerio y puntos de Son Carrió

Paneles luminosos en rotondas en la entrada del pueblo

Una de las propuestas que el ingeniero Daniel Aguiló ha realizado desde el punto de vista de emergencias es instalar unos paneles luminosos, similares a los que hay en las autopistas, en las rotondas de entrada de Sant Llorenç para informar a la población en una situación de riesgo y así desviar el tráfico y evitar que entren en el municipio si hay alerta de riada. Los carteles con información actualizada estarían en la rotonda de la carretera de Artà y en la de Manacor. Aguiló cree que hay que actualizar el plan de autoprotección.

Compartir el artículo

stats