El PP lo tiene muy claro en lo que se refiere a transporte público. En una visita realizada hoy, domingo, a Son Servera y a la Vía Verde (que conecta Manacor con Artà pasando por Sant Llorenç, Son Carrió y Son Servera), Biel Company, presidente del PP Balears y candidato a la presidencia del Govern balear, ha manifestado rotundo: “Transporte público, sí; caprichos, no”.

En este sentido, los conservadores aseguran que mantendrán la controvertida Vía Verde, apostando incluso “por más tramos como éste en Baleares, para que la gente los pueda disfrutar”.

Cabe recordar que múltiples plataformas, colectivos, entidades y partidos, como Volem el Tren de Llevant, Amics del Ferrocarril, Més, PSOE y Podemos, reivindican la reinstauración de la histórica línea ferroviaria entre Manacor y Artà y otros nuevos trayectos, como por ejemplo Artà-Cala Rajada, Palma-Santanyí y sa Pobla-Alcúdia. De hecho, debido a la promesa incumplida de los mencionados partidos de izquierdas, de inaugurar esta legislatura 2015-19 dicha línea, hay gran malestar principalmente entre la mayoría de vecinos y Volem el Tren de Llevant, que critican la inacción.

La Vía Verde Manacor-Artà (alrededor de 30 kilómetros) fue precisamente impulsada por el Govern de José Ramón Bauzá, siendo Company conseller de Agricultura (2011-2015). “Nosotros apostamos por el transporte público, como siempre hemos hecho, pero una cosa es defender el transporte público y otra son los caprichos”, declaró ayer Company en el Llevant.

Por todo ello, el PP destaca que que “va más gente ahora por la Vía Verde que si hubiese un tren en funcionamiento: gente mayor, jóvenes, deportistas, gente a caballo o en bicicleta...”. Ensalza justamente la Vía Verde por su carácter “sostenible” y discute, una y otra vez, las cifras-estadísticas aportadas por el Pacte de Progrés. Según los populares, el tren es a todas luces “inviable” y “debe apostarse por un transporte público eficaz, buenos autobuses, que en una hora y media se pueda llegar de Artà a Palma, y no entre dos horas y media o tres horas que se tardaría en tren”. A su vez, el PP sostiene que “con lo que cuesta el tren se podría pagar taxi a todos los ciudadanos de la comarca para sus desplazamientos”.

Company defendió que “lo que hicimos fue poner en positivo lo que ya se habían gastado, unos 100 millones de euros en los trenes que ya habían comprado sin tener ni las vías”.

CONTENIDO_RELACIONADO

  • Terminar la línea de tren entre Manacor y Artà costaría entre 150 y 170 millones

FIN_CONTENIDO_RELACIONADO