09 de diciembre de 2018
09.12.2018

Emilio Collado Martínez: "El 'whatsApp' y el 'facebook' se han impuesto a las cartas románticas"

"Aún se escriben cartas de amor, aunque ya no se usan tanto el envío de postales ni las felicitaciones navideñas"

08.12.2018 | 22:25
Emilio Collado Martínez.

Funcionario de Correos jubilado tras 50 años de servicio. Nacido circunstancialmente en Sisante (Cuenca) en 1950, Emilio vino destinado a sa Pobla como jefe de Telégrafos en el año 1970 y aquí se quedó para ser considerado como "un 'pobler' más", con sus defectos y virtudes. Desde 1981 ejerce el cargo de secretario del club U.D. Poblense. con firme y responsable dedicación, tanto en los momentos de gloria como en las situaciones más difíciles. Por esta labor recibió el Escudo de Oro del club y el reconocimiento de la Federación de fútbol Illes Balears, entre otros.

¿Cómo se produjo su llegada a sa Pobla?

Una vez terminados mis estudios y haber ganado unas oposiciones, solicité la plaza que había quedado vacante en sa Pobla por el plazo de un año. Tomé posesión del cargo el 13 de junio de 1970, hasta que me incorporé a filas para cumplir el servicio militar y regresar en 1972 para ya quedarme definitivamente como jefe de Telégrafos y después, a partir del año 1998, ejercí de director de la oficina de Correos y Telégrafos, hasta que decidí jubilarme, hace unos meses, precisamente cuando se cumplían 50 años de servicio en ambos organismos.

¿Por qué eligió la profesión de telegrafista?

Porque crecí entre aquel rítmico y acompasado sonido del "punto-raya-punto-punto-raya-punto..." del código Morse. Al terminar el bachiller pronto me sentí atraído por aquel trabajo que veía realizar a mi padre en nuestro propio domicilio, donde estaba instalada la oficina de telégrafos de Alacuás (Valencia). Recuerdo que desde muy joven yo ya leía las cintas de los telegramas y fui cogiendo afición y curiosidad por aquella actividad.

¿En sa Pobla se hacía mucho uso del servicio telegráfico?

Sí se hacía mucho uso del servicio de la telecomunicación, especialmente hasta los años 80. En sa Pobla se realizaban constantes transacciones comerciales dentro y fuera de la isla, especialmente con la exportación de patata y de alubia y el telegrama era el medio más rápido y eficaz para cerrar aquel tipo de operaciones. También se usaba como vía de transmisión de noticias urgentes de todo tipo entre los organismos oficiales y también entre familiares y amigos para comunicarse noticias de todo tipo, desde felicitaciones al fallecimiento de alguien próximo a su entorno.

¿Cómo se produjo la decadencia de este sistema?

La implantación casi masiva del teléfono y del telex, principalmente entre comerciantes, industriales y particulares, hicieron que el telegrama quedara obsoleto y poco útil. Y no hablemos de la llegada de las nuevas tecnologías.

¿Y le toca vivir el profundo cambio que en las últimas décadas ha experimentado Correos?

Sí, Correos ha experimentado cambios muy profundos, pasando del protagonismo que antes tenía aquella tradicional carta familiar a una correspondencia más bien comercial, a servicio de mensajería, notificaciones oficiales y otros nuevos servicios como el burofax para misivas oficiales con validez judicial.

¿Supuso algún problema adaptarse a los servicios postales requeridos con la llegada masiva de inmigrantes, la mayoría magrebíes?

El único problema era de comunicación por la falta de entendimiento idiomático. Yo, particularmente, lo solucioné asistiendo a clases de árabe hasta adquirir unos mínimos conocimientos de lectura y pronunciación de las palabras más necesarias. En algunas reuniones de trabajo con los superiores se nos aconsejaba que estudiáramos inglés o alemán. En una ocasión, me levanté y expuse: '¿y por qué no árabe?', y me miraron extrañados. Pero yo lo estudié por mi cuenta. Puedo decir que siempre he tenido muy buena relación con la mayoría de ellos.

¿El cartero todavía llama dos veces?

Pues se puede decir que sí, ya que para la entrega de notificacones oficiales, judiciales o notariales, el cartero tiene la obligación de personarse dos veces en el domicilio del notificado, si no lo encuentra en su primera visita.

¿Cree que todavía se escriben cartas de amor?

Sí se escriben cartas de amor, principalmente entre súbditos sudamericanos y entre algunos españoles. Lo que ya no se usa tanto es el envío de aquellas postales desde el lugar donde uno estaba de viaje, ni proliferan tanto las felicitaciones navideñas. El 'whatsApp' y el 'facebook' se han impuesto a aquellos detalles teñidos de romanticismo.

¿Qué supuso para usted que la oficina de sa Pobla fuera distinguida recientemente con el premio a la excelencia por la empresa de mensajería pública, al que optaban 370 oficinas?

Pues supuso una gran satisfacción para todos los que durante años hemos estado al frente de la oficina de sa Pobla, desde el primer oficial hasta el último cartero. Por otra parte, para todos supone un gran orgullo haber situado la de sa Pobla como oficina de referencia en la zona de Búger, Llubí, Muro, Playa de Muro, Santa Margalida y Can Picafort.

Hablemos del Poblense, ¿cuántos años lleva en el cargo de secretario del club?

Estando en la presidencia José Alorda, en el año 1981 me propusieron que me hiciera cargo de la secretaría del club. Acepté porque era una tarea compatible con mi trabajo profesional y ahí sigo.

A lo largo de tantos años ha tenido que afrontar situaciones difíciles que sin su eficaz intervención hubieran acarreado serios problemas para la subsistencia del club

Una de estas situaciones se produjo el 12 de julio de 1988. En la asamblea general de socios, la directiva que presidía José Alorda presentó su dimisión en pleno. Ello obligaba a constituir una junta gestora y nadie se atrevía a dar un paso al frente, hasta que lo hizo el recordado Xisco Serra, ante la extrañeza y descontento de sus compañeros de directiva. Se tenía que hacer frente a la séptima temporada consecutiva del Poblense en Segunda B o renunciar a la categoría. Se optó para que se perdiera la categoría compitiendo en los terrenos de juego antes que hacerlo en los despachos. También se ha tenido que intervenir ante graves incidentes extradeportivos que acarreaban serias sanciones económicas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Restaurantes en Part forana

Los mejores restaurantes en Mallorcaa

Descubre los mejores restaurantes en Mallorca: Calvià, Sóller, Alcúdia, Manacor... y disfruta de tu tiempo libre con la mejor gastronomía.


¡Síguenos en las redes!