Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patrimonio

El Museo del calzado de Inca reabre con un nuevo planteamiento didáctico

Se ha cambiado la exposición de maquinaria integrándola en módulos cronológicos que explican la historia industrial

La directora del museo explica al alcalde Moreno y a la edil Sabater las novedades de la exposición.

La directora del museo explica al alcalde Moreno y a la edil Sabater las novedades de la exposición.

Tras unos años de trabajo, el Museo del Calzado y de la Industria de Inca fue reinaugurado ayer con un nuevo planteamiento museográfico. El objetivo de toda la reinauguración de este espacio responde a la necesidad de dar un paso más para tener un lugar público que sea referencia de la historia de la industria en Mallorca y de la manufactura del calzado en la comarca del Raiguer.

El alcalde de Inca, Virgilio Moreno, y la concejal delegada del Museo, Antònia Sabater, junto con la responsable del recinto, Aina Ferrero, presentaron ayer las novedades. "Con este estreno se materializa toda una tarea de muchos meses para definir el futuro de este espacio y convertirlo de un espacio expositivo a un verdadero centro museístico con todo lo que esto comporta", explicó Sabater.

Todo ha nacido del trabajo del personal del centro que a finales del 2016 empezó a repensar el museo. Durante el año 2017 y 2018 se realizó un estudio de público compuesto por encuestas y grupos de discusión que buscaban averiguar cómo tenía que ser el nuevo museo deseado por los inquenses. Paralelamente se fue redactando el plan museológico y museográfico siguiendo toda la normativa vigente y las recomendaciones de varios expertos. Así, hasta día de hoy, en que los visitantes puedan encontrar la historia del zapato y de sus industrias auxiliares en Mallorca, desde el siglo XIII hasta la actualidad.

"Para nosotros es muy importante que la gran mayoría de máquinas, herramientas, zapatos, dibujos, documentos, fotografías y otros objetos expuestos han sido cedidos o dados expresamente al museo por empresas y particulares de la comarca; no sólo por el contenido que aportan sino porque dotan al museo de alma", comentó Sabater.

Las aportaciones económicas de empresarios y asociaciones de la zona han contribuido a la materialización del nuevo espacio. La colección permanente se ha mejorado y agrandado con contribuciones como el conjunto de piezas sobre el calzado de la galerista Maria de Lluc Fluxà.

Compartir el artículo

stats