Entretenimiento de sobremesa para los comensales del popular restaurante Es Cruce de Vilafranca, aunque la situación podía haber sido trágica.

Dos chicos y una chica intentan sacar su coche de la rotonda, donde ha quedado atrapado no se sabe cómo. Sus intentos para desatascar el vehículo resultan infructuosos, y no solo porque este haya quedado atrapado en la gravilla, si no también porque los chicos muestran un evidente estado de embriaguez que, a uno de ellos, hasta le impide casi mantenerse en pie.

La situación provoca las carcajadas y comentarios jocosos de los que contemplan la escena y las imágenes del momento, grabadas por un de los presentes, no han dejado de circular por las redes en las últimas horas.