"Maldament enguany faci tempesta?", canta Pau Debon en la canción de la Correguda en Roba Interior de Bunyola y, un año más, a pesar de que una intensa tormenta hizo acto de presencia pocas horas antes de la fiesta, ésta volvió a ser un éxito.

Miles de personas llenaron este sábado el pueblo para participar -o mirar a los participantes- en la Correguda, la fiesta creada hace catorce años por un grupo de jóvenes de Bunyola y que desde entonces se ha convertido en la más multitudinaria de las fiestas de Sant Mateu.

Organizada desde hace unos años por la asociación Quin Ubiti, la fiesta de la Correguda se inició a media tarde con la concentración de los participantes en la plaza. Como manda la tradición, cerveza gratis para todos a la espera del pregón que este año fue a cargo de Daniel Higiénico.

Animados por DJ Adri y el grupo Xanguito, y tras cantar la canción oficial de la Correguda, se dio la salida a la prueba: mil metros paseando por las calles del pueblo con poca ropa y sin vergüenza, luciendo el cuerpo sin pudor, ingredientes básicos de una carrera en la que participan hombres y mujeres, mayores y niños, personas solas o grupos de amigos, anónimos y conocidos, como el alcalde de Bunyola, Andreu Bujosa, y numerosos concejales.

Fin de fiesta

La fiesta se había iniciado horas antes de que la multitud invadiese las calles del pueblo, con una previa más local, cuando un grupo de jóvenes subió a es Castellet a recoger las bragas de Bàrbara, la geganta Bunyola, colgadas como estandarte en la montaña el primer día de las fiestas.

Tras la Correguda, hubo decenas de premios para los participantes de una fiesta que culminará con una verbena y, como cada año, con comentarios de todo tipo entre vecinos y visitantes.