31 de julio de 2018
31.07.2018
Medio Ambiente

Nueva plaga: la oruga peluda se detecta en las encinas de la Serra y el Pla de Mallorca

El conseller Vicenç Vidal se reúne con los municipios afectados para diseñar una estrategia común

31.07.2018 | 18:38
Un primer plano de la oruga peluda.

El apunte

  • El último tratamiento se hizo en Artà en 2005
    La Conselleria recordó ayer que el insecto aparece “cíclicamente” cada “20 ó 30 años”. De esta forma, explicó que hasta ahora había habido “pequeños focos” que se habían controlado con trampas y tratamientos “puntuales”. Uno de estos últimos tratamientos se hizo en Artà en el año 2005.  El Servicio de Sanidad Forestal explica en su página web detalles sobre la ‘Lymantria dispar’. Así, informa de que se encuentra en el centro y Sur de Europa y Asia, así como en el Norte de África. Relata el Servicio de Sanidad Forestal que, en Estados Unidos, la especie fue introducida “de manera accidental” por un naturalista en 1869. En Balears, se ha detectado en Mallorca y Menorca, pero no en Eivissa, “aunque es prematuro confirmar la no existencia en Eivissa”, apostilla. Explica este departamento de la Conselleria que existe una raza de ‘Lymantria dispar’ que es más peligrosa. Sus hembras pueden volar, con el “consiguiente riesgo de expansión”. 

Las claves

  • Lymantria Dispar: Un insecto lepidóptero con dimorfismo sexual
    Se trata de un insecto lepidóptero de la familia Lymantridae. La Conselleria señala que el nombre de ‘dispar’ se debe a su dimorfismo sexual.
  • Secuelas: Causa la defoliación de las encinas
    La oruga peluda causa severos daños ambientales. Especialmente, la defoliación y debilitamiento de las encinas adultas.
  • Menorca: Así quedó una zona afectada por la oruga peluda
    La imagen adjunta muestra una vista aérea de una zona de encinares afectada por la oruga peluda en la isla de Menorca.

Una nueva plaga acecha ya al campo mallorquín, sin que se haya repuesto aún de los estragos ocasionados por la xylella fastidiosa. En esta ocasión, el factor amenazante tiene la forma de una oruga peluda, cuyo nombre científico es lymantria dispar. Afecta a las encinas, comiéndose las hojas. No mata al árbol, que puede regenerarse. Sin embargo, como explicó este martes el conseller de Medio Ambiente del Govern, Vicenç Vidal, si la encina sufre varios episodios seguidos de afectación, sí que puede generar un mayor impacto.

A efectos de sumar el máximo número de apoyos en la lucha contra esta plaga, que de momento afecta sobre todo a municipios del Pla de Mallorca y de la Serra de Tramuntana, la Conselleria organizó ayer por la mañana en la sede de la Federació d´Entitats Locals de Balears (Felib) una reunión con representantes de los municipios afectados, de cara a concertar una acción común contra la oruga peluda.

El conseller Vidal –acompañado por  la jefa de servicio de sanidad forestal, Sandra Closa– explicó que la superficie afectada asciende a las 4.000 hectáreas. En este sentido, una de las primeras medidas llevadas a cabo por Medio Ambiente, junto a la instalación de trampas, ha sido la elaboración de un mapa de afectación en los municipios.

 

Municipios afectados

Según la información que proporcionó la Conselleria, los municipios de Costitx, Inca, Sineu y Llubí fueron los primeros afectados durante el mes de mayo. Después, se expandió a Lloret, Sant Joan, Muro, Algaida y Vilafranca, así como a localidades de la Serra de Tramuntana (Valldemossa, Esporles y Bunyola). La plaga, además, se detectó este año en Menorca.

En declaraciones a los medios, el conseller señaló que el objetivo de esta reunión era informar a los ayuntamientos de las actuaciones realizadas este año, como la instalación de 130 trampas para el control de la especie en Mallorca y en Menorca.

Otro de los puntos en el orden del día consistía en consensuar las medidas que se adoptarán el año que viene para evitar que la plaga se extienda aún más.

Cuando se le preguntó cómo afecta esta especie a los árboles, Vidal quiso "dejar claro" que no los mata, sino que se comen las hojas. "Con el tiempo, el encinar puede recuperar sus hojas", dijo. No obstante, reconoció que, si esos episodios de defoliado, se suceden puede generar un impacto en el encinar.

De hecho, en la página web del Servicio de Sanidad Forestal del Govern, se habla de los daños que causa la oruga peluda: "No es frecuente que los árboles mueran como consecuencia del ataque, pero, si éste coincide con circunstancias adversas puede producirse la desaparición de numerosos ejemplares".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Restaurantes en Part forana

Los mejores restaurantes en Mallorcaa

Descubre los mejores restaurantes en Mallorca: Calvià, Sóller, Alcúdia, Manacor... y disfruta de tu tiempo libre con la mejor gastronomía.


¡Síguenos en las redes!