Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda

La naturaleza siempre manda y sorprende

La naturaleza siempre manda y sorprende

La naturaleza siempre manda y sorprende

La aportación más importante de las fiestas marineras del Carmen no se ha quedado embalsada este año en los protocolos y programas oficiales. La naturaleza tiene sus propios recursos y divertimentos y ayer decidió imponerlos. Su capacidad de intervención y sorpresa es infinitamente superior a la de cualquier tradición o presupuesto de organización.

Sabemos que la ´rissaga´ no es un fenómeno exclusivo de Ciutadella, pero ya no nos acordábamos de su capacidad de intervención en Mallorca. De hecho, ni los más viejos del lugar recuerdan una irrupción de agua tan intensa como la que se produjo ayer, especialmente en Port d´Alcúdia. No hubo desgracias personales ni daños cuantiosos, solo susto y sorpresa y embarcaciones liberadas momentáneamente de sus amarres. Por eso podemos incorporar la ´rissaga´ del día del Carmen a la fiesta y originalidad. Es el mar, siempre mandón, sorprendente, duro, lúdico y algunas veces traidor.

La ´rissaga´ de ayer deja de todos modos un lastre que conduce directamente a la reflexión y a la prevención. No es otro que el de la vulnerabilidad y la sobreocupación de la costa. Ahora ha sido el agua del mar y dentro de un mes será la de la tierra, procedente de las lluvias abruptas de finales de verano que topan con demasiados obstáculos para alcanzar el litoral. La costa queda aprisionada entre dos extremos cuando debe ser linde de libertad y encuentro. Por eso hay que cuidarla y corregir excesos de tanto paseo marítimo, terrazas y construcción. Ella ha avisado.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats