14 de julio de 2018
14.07.2018

Crecen las quejas por las frecuentes invasiones de las zonas peatonales en Inca

La Policía tiene muchas dificultades para controlar el problema por la falta de regulación y de efectivos

13.07.2018 | 21:17
Imagen de vehículos estacionados sobre la zona peatonal de la calle Miquel Duran.

Plaza de sa Font

  • El estacionamiento indebido es constante

    La falta de aparcamiento en Inca es un problema que se sucede de forma reiterada en muchas zonas de la ciudad. No sólo el centro histórico padece problemas por estacionamientos indebidos pues hay otras zonas que de forma puntual o permanente se ven saturadas. Otro caso evidente y motivo de quejas de vecinos es el de la plaza de sa Font. En ese lugar se encuentran ubicados los juzgados y por las mañanas es muy difícil encontrar aparcamiento. La señalización horizontal se ha llevado a cabo de forma que se aproveche todo el espacio y una isleta central se ha grafiado para el estacionamiento de motos. Varios usuarios refieren que muchos coches aparcan de tal forma que cierran la salida del espacio para motos.

La asociación de comerciantes y restauradores de Inca ha solicitado una reunión con los dirigentes de la Policía Local de la ciudad para abordar el problema que supone la constante presencia de vehículos sobre las zonas peatonales del centro. El presidente de dicha entidad, Josep Nicolau, sostiene que está recibiendo muchas quejas de sus asociados sobre los problemas que causan al comercio.

La reunión entre la Policía y los comerciantes tendrá lugar el martes de la semana próxima.

Cabe explicar que las principales calles del centro de Inca: Major, Comerç, Miquel Duran, Pau, Corró, Estrella, Rubí y la plaza de Santa Maria la Major fueron peatonalizadas a mediados de los años 90. La idea del consistorio fue la de crear un eje comercial y dinamizar ese sector, objetivo que se fue cumpliendo paulatinamente.

Necesidades


Sin embargo, esas zonas tienen necesidades en cuanto al suministro de mercancías, o de los propios residentes.

El jefe de la Policía Local, Josep Cañete, explica que "es muy difícil controlar la presencia de vehículos en la zona porque falta señalización y regulación de los espacios". Tan sólo se encuentra regulado el paso de vehículos de mercancías, con un horario establecido.

El tráfico de residentes, los propios comerciantes o personas ajenas tiene que ser comprobado, caso por caso, por los agentes. Cañete explica que "muchas veces son vecinos que deben llevarse o traer algo a sus viviendas o comercios y debemos ver si hacen abuso o no. Para ello precisamos de presencia de agentes, que no siempre es posible debido a otros servicios. Los agentes deben ver si los coches paran sólo un rato o están más; eso significa control de matrículas y un trabajo voluminoso".

Por otra parte, Cañete considera que la posible expedición de tarjetas de residente tampoco sería una solución puesto que "eso supondría incrementar el trabajo de gestión para la expedición de tarjetas, valorar cuántos coches tiene cada familia residente, matrículas etc, pero no eliminaría tener que efectuar un control personalizado al igual que se hace ahora cuando es posible. Contamos con un policía en el centro por la mañanas que hace todo lo que puede".

Los comerciantes comprenden las dificultades municipales pero Nicolau insiste en que "hay un problema que causa perjuicios al comerciante y es preciso encontrar algún tipo de solución, puesto que a todas horas hay vehículos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Restaurantes en Part forana

Los mejores restaurantes en Mallorcaa

Descubre los mejores restaurantes en Mallorca: Calvià, Sóller, Alcúdia, Manacor... y disfruta de tu tiempo libre con la mejor gastronomía.


¡Síguenos en las redes!