El comité de huelga y el sindicato que representa a los trabajadores de la concesionaria de limpieza vial y recogida de basuras de Manacor (CC OO) llegaron ayer por la tarde a un principio de acuerdo con Limpiezas Urbanas de Mallorca SA (Lumsa) para suspender momentáneamente el parón, que ayer ya dejaba las primeras imágenes desagradables.

La empresa estaría dispuesta a renegociar mejoras sociales y económicas, que a su vez también serían incluidas por el Ayuntamiento en el pliego de condiciones del próximo concurso del servicio, previsto para este mes de octubre. Algo que debe ser ratificado en un plazo máximo de diez días.

Se trata de un aplazamiento de la huelga de basuras, condicionado a la firma del nuevo convenio colectivo que debería llevarse a cabo durante los próximos días, y ratificado de manera definitiva, previsiblemente a mediados de la próxima semana.

Ayer por la mañana el día amaneció sin muchas esperanzas. Una batería de contenedores se agolpaban en una de las esquinas de la plaça Rodona de Manacor. Amarillos para el plástico, verdes para el cristal, azules para cartón y grises para la basura orgánica. Pero ninguno seguía su función. Todos estaban llenos de bolsas, mayoritariamente repletas de restos de comida, pañales, cajas y hasta algún televisor jubilado durante el Mundial de fútbol. Mientras, los transeúntes procuraban pasar lo más lejos posible de la acera en cuestión, por temor al hedor.

Y es que el segundo día de la huelga de los trabajadores de Lumsa auguraba un fin de semana sin una resolución a la vista, con graves problemas de acumulación de basura en las calles de Manacor, unidos a la notable subida de temperaturas. Una mala imagen tanto para la ciudad como para el turismo de los núcleos costeros, tal y como ya ocurriera por estas mismas fechas en 2016.

Las demandas salariales de los trabajadores y el sindicato CC OO, van enfocadas sobre todo a la consecución de un sueldo mínimo cercano a los mil euros, que dignifique sus labores y cumpla en parte con lo que consideran que la empresa les prometió hace dos años, y que según el comité no ha hecho efectivo.

Reunión municipal

Cabe recordar que la jornada de ayer comenzó con una reunión urgente convocada en el consistorio manacorí por parte de la alcaldesa, Catalina Riera (El Pi) y el concejal de Medio Ambiente, Pedro Rosselló (PP), de quien CC OO pidió este jueves su dimisión al considerar que no ha sabido manejar la situación con Lumsa. Al encuentro, que se alargó durante tres horas, también asistieron tanto técnicos de la concejalía como los servicios jurídicos locales, además de los representantes del comité de empresa.

Tras la reunión de mediación entre las partes, el propio Ayuntamiento hizo pública su satisfacción, anunciando que trabajadores y empresa se reunirían para seguir con las negociaciones. El concejal Rosselló señalaba la buena disposición para la suspensión o desconvocatoria de la huelga.

Pese a ello, el consistorio emitía también una lista de servicios mínimos del 20% a cumplir, por si acaso. Con especial énfasis en la recogida cada 48 horas de los puntos de basura en hoteles, hospitales, centros de día o centros de salud tanto de Manacor como de Porto Cristo.