Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Son Servera

Descubren nuevas estructuras defensivas de la Guerra Civil de hasta 55 metros en Son Servera

Son una decena de trincheras y pozos de tiradores hechos con piedras y situados entre el Puig de sa Font, Son Corb y Na Penyal

Una de las investigadoras observa la bahía de Cala Millor desde una de las estructuras. m. rodríguez

Investigadores y arqueólogos baleares y de la Univesitat de Barcelona han podido documentar en tan solo cuatro días entre ocho y diez (algunas a falta todavía de un mayor análisis que lo confirme) construcciones defensivas realizadas durante los primeros días de la Guerra Civil en Mallorca, repartidas ente las colinas de Son Corb, Na Penyal y sa Font, todas ellas rodeando el municipio de Son Servera. Se trata de trincheras y pozos de tirador de hasta 55 metros de longitud y que sirvieron (casi todos) para la defensa y el ataque de las tropas republicanas tras el desembarco de los milicianos capitaneados por Alberto Bayo.

Durante la madrugada del 16 de agosto de 1936 se produjo el desembarco de unos 6.000 efectivos (llegados desde Barcelona), entre la Punta de n'Amer y Porto Cristo, reforzados por una parte importante de la guarnición republicana de Menorca y Eivissa. Lograron ocupar una franja costera de siete kilómetros en la costa este de Mallorca. La flota de la República estaba compuesta por los destructores Almirante Miranda y Antequera, un guardacostas, un torpedero, el buque aljibe A-3, diversos buques de transporte y carga, vapores auxiliares, patrulleros y el buque hospital Marqués de Comillas.

"La verdad es que los hallazgos están superando nuestras expectativas", señala Aguilera, tras los hallazgos también de casquetes de bala, proyectiles, detonadores o restos de alambrada. "Se trata de documentar lo más fielmente posible lo que nosotros denominamos como la batalla de Mallorca. Saber dónde sucedió todo de forma exacta localizada con gps en un mapa, y dirimir si todo coincide con las fuentes escritas de que disponemos hasta ahora".

A cinco años vista

Un estudio a cinco años que cuenta con los permisos y una pequeña subvención para desplazamientos del Consell de Mallorca y el apoyo explícito del ayuntamiento de Son Servera, quien también ofrece alojamiento y comida. Hasta el viernes se llevarán a cabo los trabajos de la denominada como campaña cero, es decir, de prospección y análisis sobre el terreno de las distintas zonas cercanas, además de la recopilación y documentación de numerosas fuentes orales de Son Servera. Está previsto que ya el año que viene sí que pueda pasarse al estudio efectivo, con excavaciones arqueológicas y un avance de los trabajos posiblemente hacia el municipio vecino de Sant Llorenç.

Restos de munición y de alambradas son algunas de las otras muestras de la batalla corta pero intensa. M.R.

El proyecto tiene asimismo como función fundamental la documentación y sobre todo protección de esas líneas defensivas encontradas, algunas de las cuales todavía en secreto por temor a un expolio o acción vandálica. Se trata de estructuras realizadas en piedra, muchas de ellas de formas semicirculares, que en numerosas ocasiones han sido desmanteladas para la construcción de paredes. Buena parte de las localizadas hasta el momento fueron diseñadas y utilizadas por el bando republicano para el combate hacia Son Servera (territorio Nacional sublevado); aunque al menos dos del Puig de sa Font y que miran hacia el mar, son de construcción Nacional.

Los responsables del proyecto Espais de la Batalla de Mallorca, cuentan, además de con una página web, con una cuenta de twitter donde van actualizando los hallazgos diarios. También facilitan un correo electrónico para aquellas personas locales interesadas en contar su testimonio: batallademallorca@gmail.com.

Compartir el artículo

stats