Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sa Fira

Búger y Selva ceden al Consell el control de la legalidad urbanística

Cada vez son más los municipios de la isla que deciden ceder al Consell las competencias de inspección urbanística. Los últimos en firmar...

El chalet de Pollença, antes del derribo.

El chalet de Pollença, antes del derribo.

Cada vez son más los municipios de la isla que deciden ceder al Consell las competencias de inspección urbanística. Los últimos en firmar el convenio con la Agència de Defensa del Territori de Mallorca han sido Búger y Selva, cuyos alcaldes, Liniu Siquier y Joan Sastre, firmaron ayer el convenio de adhesión junto a la consellera Mercedes Garrido y el gerente de la Agencia, Tomeu Tugores.

Con las dos nuevas incorporaciones, la ADT ya cuenta con quince municipios adheridos, la mayoría de ellos en esta misma legislatura. El próximo en sumarse al organismo que vela por la legalidad urbanística será Llubí, que aprobó el convenio en el último pleno.

Vivienda unifamiliar derribada en Pollença

La realidad es que la ADT lleva a cabo una actividad implacable en los últimos meses. Hace unos días anunciaba el derribo de una vivienda unifamiliar de más de 200 metros cuadrados y piscina en la zona rústica del municipio de Pollença.

La edificación se levantó sin licencia en una parcela rústica que no supera los 4.000 metros cuadrados, "muy lejos de la parcela mínima necesaria para implantar una vivenda unifamiliar". Según la agencia, la demolición estaba pendiente desde el año 2008.

Compartir el artículo

stats