Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Escuelas de Felanitx: herencia de la República

Una ruta didáctica contribuye a redescubrir importantes proyectos impulsados en el pasado

Colegio público Joan Capó.

Colegio público Joan Capó. Anabel Ruiz

Echamos la vista atrás 86 años. Se acaba de proclamar la Segunda República Española -14 de abril de 1931- y en Felanitx apenas se tienen noticias sobre ello. La incertidumbre reina en las calles hasta que llega el primer telegrama anunciando el cambio político. En aquel momento, el municipio de Felanitx estaba en pleno apogeo industrial y ya contaba con más de 200 sindicalistas que luchaban por las mejoras laborales. Pero "la falta de escuelas públicas suponía un gran problema en el municipio, lo que provocaba el analfabetismo de la población", explica detalladamente la historiadora Amàlia Salas.

A principios del siglo XX, en Mallorca ya comenzaban "los primeros movimientos obreros, sociales y culturales", señala la historiadora durante una visita guiada este pasado fin de semana, con una treintena de participantes. Dejando hacia un lado las confrontaciones políticas de aquella época, durante la Segunda República se adoptaron importantes medidas sociales en Felanitx. Hasta este momento, solo se podían permitir estudiar los hijos de la clase alta.

Fue en 1933 cuando se construyó la primera escuela pública del municipio -donde hoy está el colegio Joan Capó-. Eso sí, se trataba de un centro escolar solo para niños con una sola aula. "Años después, se utilizó el antiguo edificio de correos de Felanitx como escuela pública para las niñas", señala Salas. Tuvieron que pasar más de 30 años hasta que las aulas fueron mixtas.

Escuela rural de Son Negre. A. RUIZ

Los centros educativos llegaron más tarde a la parte rural y se construyeron escuelas públicas en Portocolom, Son Valls, Son Negre, Cas Concos y s'Horta -todas ellas han sido reformadas en la actualidad pero mantienen la infraestructura inicial-. El arquitecto de estos centros escolares fue el mallorquín Guillem Forteza -Palma, 1892-1943-, más conocido por la construcción del Palacio de Marivent entre 1923 y 1925. Forteza dejó huella en Felanitx con la construcción del popular Mercat Municipal y el Celler Cooperatiu, conocido popularmente en el pueblo como el Sindicat.

El Mercat Municipal

El Mercat Municipal se construyó donde estaba el antiguo hospital y el edificio de la Quartera entre 1933 y 1936. Se inauguró el 19 de julio de 1936, dos días después del golpe de estado. "Es una paradoja que en aquel momento político se construyera un espacio de ocio y cultura como es el Mercat", destaca la historiadora. Posteriormente, durante la primera etapa del franquismo, los bajos del edificio fueron utilizados por los falangistas como prisión hasta la construcción del cuartel.

En cuanto a la estructura, el Mercat Municipal "es un edificio regionalista, que combina piedras, hormigón y cemento, y está decorado con arcos de medio punto propios de la estructura mallorquina", asevera Salas. Actualmente, se trata de un espacio comercial en el que se venden productos alimentarios frescos y artesanos.

Asimismo, la sanidad también fue una de las medidas clave durante el nuevo sistema político. Se crearon nuevos centros y servicios médicos en el municipio, como una sala para las embarazadas, indica la historiadora. Una parte de la historia que ha dejado en Felanitx, piedras y recuerdos.

Compartir el artículo

stats