Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cine

El idilio mallorquín de la diva Ava Gardner

La famosa actriz de Hollywood quedó enamorada de los paisajes mallorquines durante los años dorados de su carrera

La actriz junto a su amigo Robert Graves, su anfitrión en Deià.

La actriz junto a su amigo Robert Graves, su anfitrión en Deià. diario de mallorca

Fue musa del cine en Hollywood, casada tres veces y admiradora de la música de Frank Sinatra, uno de sus maridos. Tuvo un romance con el torero español Luis Miguel Dominguín y se le atribuyen numerosos idilios gracias, sobre todo, a su atractivo físico y a su mirada sugerente. Ella es Ava GardnerAvaGardner, la actriz que en los años dorados de su carrera aterrizó en Mallorca y que se enamoró de Deià, de su gente y sus paisajes.

Corrían los años cincuenta del siglo pasado cuando Gardner se situaba en la cima de su carrera cinematográfica. La protagonista de 'Mogambo', 'La noche de la iguana', '55 días en Pekín' y otras tantas cintas míticas, llegó por primera vez a Mallorca en 1955 para pasar unos días de descanso para huir del ajetreo diario al que estaba sometida por su trabajo. Este fue el primero de varios viajes que la trajeron a la isla de la que se sintió enamorada por sus paisajes y el ambiente rural que todavía se respiraba por entonces en una Mallorca que empezaba a despertar de su letargo para convertirse en meca del turismo.

Deià se convirtió en su refugio al igual que para tantos otros artistas del momento que visitaron el pequeño pueblo de la Serra cautivados por su belleza y tranquilidad.

La actriz había recalado en España hacía poco cuando visitó Deià por primera vez. En 1955 se estableció en Madrid donde residió prácticamente hasta 1968, un año en el que tuvo que dejar el país por supuestos problemas fiscales con el gobierno español.

La anécdota que ha sobrevivido a su paso por la isla se registró en julio de 1961, cuando en una de sus estancias en la isla Gardner fue invitada a una fiesta en Deià, una cita en la que tomó parte el escritor y dramaturgo Robert Graves, vecino ilustre de este pequeño municipio de la Serra, que celebraba su cumpleaños.

La anécdota se produjo en una noche de verano en dicha fiesta. Gardner puso su penetrante mirada hacia un joven guardia civil del pueblo que acudió a la fiesta con su tricornio y uniforme de gala. La actriz se encaprichó del agente de la autoridad, un joven capitán llamado Antonio García Vega, que pasó a la historia por ser el único o uno de los pocos que no sucumbieron a los encantos de la actriz norteamericana. El agente rechazó su propuesta de acompañarle en el baile para acabar la velada a bordo de su yate. Tan sugerente propuesta fue rebatida con un "no" rotundo, porque el agente estaba de servicio.

En el centro, con chaqueta azul, el agente que Gardner quiso seducir. JOAN MORA

La historieta de este rechazo fue recordada recientemente en Deià con uno de sus protagonistas todavía vivos. El que fuera capitán de la Benemérita a su paso por el municipio de la Serra visitó la isla invitado por el ayuntamiento de Deià y la Casa Museo de Robert Graves. A la cita acudió también la directora de la Fundación Ava Gardner, la norteamericana Deanna Branderberger. En esta visita se recreó la curiosa anécdota que ya forma parte de la historia que une Deià con la actriz estadounidense para siempre.

Ava Gardner durante una de sus visitas a los toros. D.M.

Según recuerda la alcaldesa de Deià, Magdalena López, en el encuentro también tomaron parte el hijo de Graves, Guillermo Graves, la agente consular de EEUU en Mallorca, Kimberley Marshal y otros invitados, que recorrieron diversos enclaves para recordar que hace más de 50 años Ava Gardner fue una enamorada de Deià.

Compartir el artículo

stats