Histórico primer día de la exhumación de la fosa de Porreres y primeros hallazgos inmediatos. Pocos minutos después de ofrecer una rueda de prensa ante decenas de medios de comunicación para presentar la tan reivindicada iniciativa, ayer sobre las 16 horas, salieron a la luz los restos de personas presuntamente asesinadas en 1936. Una mandíbula, un cráneo, una rótula, un brazo... Progresivamente fueron descubriéndose distintas partes del cuerpo de, como mínimo, tres personas.

El especialista en exhumaciones de la guerra civil, médico, antropólogo y profesor en medicina legal y forense, Francisco Etxeberria; la consellera de Transparencia, Cultura y Deportes del Govern balear, Ruth Mateu; la portavoz de la Comissió tècnica de desapareguts i fosses y, al mismo tiempo, presidenta de la asociación Memòria de Mallorca, Maria Antònia Oliver; la alcaldesa de Porreres, Xisca Mora, y el historiador Tomeu Garí (autor precisamente del elstudio de la fosa de Porreres incluido en el Mapa de Fosses del Govern), intervinieron en la mencionada rueda de prensa para detallar el proceso de exhumación y opinar al respecto, en pleno Día de los fieles difuntos, fecha que creó cierta controversia en el pueblo al haber residentes e incluso dirigentes, destacando la misma alcaldesa, que pedían retrasar un día el comienzo de los trabajos.

Se estima que en la fosa se pueden encontrar restos de entre 100 y 120 personas asesinadas, lo que convertiría la de Porreres en la fosa más grande exhumada en Balears.

Ayer no faltaron algunas banderas republicanas, gente curiosa, emoción, mucha expectación, abrazos y aplausos. No en vano, se cree que hay víctimas de, al menos, unos 30 pueblos. Incluso residentes han apuntado a este diario que podrían sumarse en torno a 200 cadáveres puesto que los fusilamientos y las torturas fueron "de una crueldad extrema", sin posteriores registros ni inscripciones. Ningún listado completo. Los delitos cometidos, flagrantes.

Miembros de Aranzadi, con Francisco Etxeberria al frente, designado director del equipo de exhumación de la fosa de Porreres, confían en que en un plazo de seis meses se puedan obtener "resultados conluyentes" y se pueda entregar el pertinente informe. Se tomarán muestras genéticas de ADN a los cadávares para cotejarlos con el de los familiares.

Etxeberria aboga por una exhumación "tranquila y con total normalidad". Resalta el respaldo de las familias, asociaciones, instituciones y técnicos. "Cuando las cosas son así todo resulta mucho más fácil", remarcó. Eso sí, advirtió que "no hay que crear falsas expectativas", en referencia a que puede que no se encuentren todos los cuerpos que se espera o no se logre identificarlos a todos. Por ello, se subrayó el "valor simbólico" de la actuación. Se prevé que la exhumacion dure unos 30 días. Actividad intensa a cargo de una treintena de personas, médicos forenses, antropólogos, arqueólogos, voluntarios, etc. Procedentes, además de Balears, del País Vasco, Galicia, Cataluña, Valencia y Madrid, entre otros lugares.

Autoridades y Memòria de Mallorca exigen, una vez más, dignidad, justicia, verdad y respeto.

Para hoy, jueves, está anunciada, a las 18 horas, en la sala de plenos, reunión informativa dirigida a afectados y vecinos de Porreres.