Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

La exalcaldesa de Ses Salines, Bonet, investigada por un presunto delito de coacciones

La apertura de un expediente disciplinario contra el exjefe de Urbanismo, Toni Campins, y la exarquitecta técnica Rebeca Fabiola Del Rey, así como la multiplicación de las penas fijadas, objeto de una nueva pieza de un complejo caso judicial

La exprimera edil Maria Bonet es, en estos momentos, líder del PP en la oposición municipal.

La exprimera edil Maria Bonet es, en estos momentos, líder del PP en la oposición municipal. D. M.

Las polémicas urbanísticas y de gestión política en el municipio de ses Salines suman un nuevo capítulo. Según ha podido saber Diario de Mallorca, la exalcaldesa Maria Bonet, actual líder del PP en la oposición, está investigada (antigua imputación) por un presunto delito de coacciones. Está citada a declarar en noviembre.

El caso en cuestión se refiere al controvertido expediente disciplinario abierto contra el exarquitecto municipal, Toni Campins, y la exarquitecta técnica municipal Rebeca F. Del Rey.

Paralelamente, tal y como avanzó este periódico en octubre de 2015, Bonet está siendo también investigada por presunta prevaricación urbanística al permitir una ampliación ilegal (una planta más) al hotel Villa Piccola en la Avinguda Primavera de la Colònia de Sant Jordi. La denuncia presentada ante la Fiscalía la interpusieron en febrero de ese año precisamente el entonces Jefe de Urbanismo Campins y Del Rey. Poco antes de las elecciones municipales, el consistorio defenestró a Campins y abrió un expediente contra ambos.

La nueva pieza abierta ahora por el Juzgado nº3 de Manacor viene motivada a instancias de Fiscalía y se advierte de un presunto delito de coacciones cometido por la exprimera edil.

Preguntada en dos ocasiones por este diario, Bonet ha declinado realizar declaraciones sobre ambos casos judiciales por los que está siendo investigada.

Cabe recordar que en la parte final de la anterior legislatura, con gobierno de PP y El Pi, se suspendió de empleo y sueldo a Campins y Del Rey. Se les acusó de "negligencia", "desobediencia", "desconsideraciones", "causar perjuicios", etc. El consistorio incoó un expediente disciplinario que fue instruido por el funcionario del Govern Joan Carles Torrens, exdirector general de Agricultura con el Govern Matas.

Las penas fijadas de siete meses y medio para Campins, y seis meses y dieciocho días, Del Rey, se endurecieron de forma espectacular por parte del nuevo Ayuntamiento dirigido por el alcalde Bernat Roig (Endavant). Se elevaron a pleno extraordinario y urgente las nuevas penas: 34 meses y 14 días para Campins y 31 y 2, Del Rey. Las inhabilitaciones para cargo público, parte también del severo castigo. De hecho, la Justicia comprueba si esta multiplicación de las penas fue una decisión tomada con la disponibilidad de informes técnicos pertinentes o, por el contrario, si fue una decisión arbitraria.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats