Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Antoni Esteva: "La residencia que tenemos en Sencelles es un verdadero modelo a imitar"

"Tenemos una lista de espera de 20 personas, pero tenemos que revisarla constantemente"

Antoni Esteva, director de la residencia de Sencelles.

Antoni Esteva, director de la residencia de Sencelles. Diario de Mallorca,

Ocupa el cargo de director desde finales del año pasado. La Residència Sor Francinaina, propiedad de la fundación Hospital Sant Francesc d'Assís, en un hogar de ancianos privado, de pequeñas dimensiones, que ofrece un servicio muy personalizado. Es jueves y Toni empieza su jornada a las 11 de la mañana.

-¿Cuándo empezó su relación con esta residencia?

-Hace más o menos un año. Las hermanas de la Caridad me propusieron que viniera a hacerme cargo de la institución ya que ellas tenían previsto, de manera progresiva, ir abandonando sus tareas en la residencia. Empecé entonces a familiarizarme con la institución que yo no conocía y quedé encantado. Es un modelo a imitar y si se conociera más, estoy seguro que saldría incluso en los manuales y libros que versan sobre la atención a ancianos, como ejemplo a seguir.

Para hacer el proceso de sustitución más fácil, y no levantar suspicacias entre los demás trabajadores, empecé ocupando el cargo de trabajador social, con unas 15 horas semanales.

-¿Ha cambiado la residencia desde la marcha de las hermanas?

-Las hermanas de la Caridad han dejado un vacío que es imposible de rellenar. No hay que perder de vista que solamente ellas, con su trabajo asistencial, ya cubrían 12 horas de jornada, de las 20 horas a las 8 horas. Ahora nos hemos visto obligados a contratar más personal para tener bien cubierto todo el horario y que el nivel de asistencia no se resintiera. La residencia está gestionada por una entidad privada sin ánimo de lucro pero que tampoco puede echar las campanas al vuelo y, en la medida de lo posible, tiene que velar para la continuidad de la institución en el futuro.

-¿Cuál era su experiencia anterior?

-Estudié la carrera de trabajo social. Trabajé para la fundación de La Sapiència y para el consorcio que el Ajuntamiento de Palma creó para la rehabilitación de barriadas degradadas. Pero seguramente por lo que la gente me debe recordar más es porque estuve ocupando cargos políticos durante tres legislaturas: la primera en el Consell de Mallorca, la segunda como concejal en Palma y la tercera como gerente de la Agencia Internacional de Cooperación exterior.

Hace cuatro años hice el curso de director de centros de servicios sociales. El proyecto de fin de curso, que hice con una compañera, versaba sobre un hipotético centro que, al recibir tantos elogios, nos planteamos ponerlo en práctica; por lo que ahora puede decirse que soy un pequeño empresario, socio de una empresa, que ha montado un centro de día abierto en la zona de Son Dameto, que se llama Més Vida.

-¿Como compagina este pluriempleo?

-Lo voy llevando de manera complicada ya que se hace difícil poder gestionarlo todo. Menos mal que mi socia en el centro de día pone mucho de su parte que si no... De todas formas, a mi esta residencia me encanta. Es el sueño de cualquier gestor de un centro de servicios sociales.

-¿Cuántos residentes acogen?

-Ahora tenemos 26 residentes. De los que hay tres con cien años o más. ¡Es que los cuidamos tan bien que nos duran, duran y duran! Actualmente hay 12 habitaciones individuales y 7 dobles. Aunque estamos acabando unas obras que permitirán ampliar la capacidad hasta las 30 personas. Se trata que, con la marcha de la comunidad de las monjas, hemos podido reacondicionar lo que antes eran dormitorios, capilla, despachos, etc. para conseguir ganar espacio para nuevas habitaciones o ampliar las existentes y así aumentar el número de residentes. Este subida de ingresos, con las cuotas de los nuevos residentes, nos permitirá financiar el aumento de gastos que hemos tenido por haber ampliado la plantilla de personal.

-¿Algún proyecto de futuro?

-Nos gustaría cubrir una carencia asistencial que padecemos en Sencelles: no existe ningún centro de día. La gente con necesidad de este servicio es derivada a otras localidades. En nuestra residencia, aprovechando que ya tenemos unas buenas instalaciones, sería una muy buena iniciativa que las pudiéramos ofrecer con este fin. Creo que unas 8 ó 10 personas podrían perfectamente ser atendidas en esa modalidad de centro de día. Para nosotros esto supondría una oportunidad de disponer de unos ingresos adicionales y tener que contratar más personal que se encargaría de la atención a los usuarios temporales pero que también beneficiaría a los residentes.

-¿Hay lista de espera?

-Claro. Actualmente hay unas 20 personas en la lista de espera aunque habría que matizar que necesita una depuración a fondo ya que constantemente se producen altas y bajas, gente que ya ha encontrado plaza en otra institución, etc. y es necesario hacer un seguimiento constante de su estado. Somos una institución privada y por tanto no estamos sujetos a criterios de admisión tan estrictos como en las residencias públicas. En la nuestra, tienen prioridad las peticiones que vienen del municipio de Sencelles y también se trata de estudiar cada caso, porque es importante estar pendientes del estado de necesidad real acuciante, por ejemplo. En este caso es el patronato el que puede eximir de según que tipo de formalidad o condiciones económicas.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats