Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comarcas

La lucha contra el picudo rojo se centra en los municipios de la Serra de Tramuntana

En 2015 se detectaron 82 palmeras enfermas en la montaña que siguen pendientes de actuación - El Govern cree que el nivel de infestación de la cordillera es todavía bajo y que es posible erradicarla

El picudo rojo afecta ya a más de un cuatro por ciento de todas las palmeras censadas en Mallorca. Diario de Mallorca

La plaga del picudo rojo que ataca a las palmeras de la isla sigue su progreso lento pero implacable desde su detección en la isla hace una década. En la actualidad, los esfuerzos de la administración para contener el avance de la enfermedad se concentra principalmente en los municipios de la Serra de Tramuntana, que ha sido declarada como área de acción prioritaria de erradicación.

Esta clasificación, contemplada en el decreto del Govern que declara de utilidad pública la lucha contra la plaga del picudo rojo, afecta a los municipios de la isla en los que el nivel de infestación de la plaga es considerado bajo, por lo que todavía es posible erradicarla con actuaciones de prevención y lucha. Forman parte de este área los siguientes municipios: Banyalbufar, Deià, Escorca, Esporles, Estellencs, Fornalutx, Puigpunyent, Sóller y Valldemossa.

El resto de la isla ha sido dividido en otras dos áreas: la de contención de la plaga y la de contención prioritaria. La primera engloba a los municipios con una incidencia elevada, donde los esfuerzos se encaminan a reducir el nivel de población de la plaga, y afecta a localidades de toda la isla. La segunda clasificación agrupa a los municipios de Calvià, Campos, Llucmajor, Marratxí, Palma y Pollença, donde la incidencia de la plaga es intermedia entre las áreas de erradicación y contención.

Según el informe general de actuaciones en la lucha contra el picudo rojo elaborado por la empresa Tragsa, durante el pasado año 2015 se exploró "de modo intensivo" la Serra de Tramuntana para detectar ejemplares de palmeras afectadas "y en menor medida en el resto de Mallorca".

En total, en la Tramuntana se realizaron 97 prospecciones con los correspondientes avisos a propietarios del protocolo de actuación que deben seguir tras la detección de algún ejemplar enfermo. El municipio con más prospecciones fue el de Andratx, con quince, seguido de Alaró, con diez búsquedas efectuadas.

El citado informe concluye que, del total de prospecciones realizadas en la Serra, durante todo el año 2015 se detectaron 82 palmeras con síntomas de la enfermedad y que siguen pendientes de actuación. Además, se fumigaron catorce palmeras que posteriormente se retiraron.

Por otra parte, otra actuación realizada por Tragsa es la colocación de trampas para el seguimiento del número de ejemplares adultos de picudo rojo. En la Tramuntana se han colocado un total de diez trampas de monitoreo en distintas ubicaciones con el objetivo de saber el mejor momento para aplicar los productos fitosanitarios y la evolución de la población a lo largo del tiempo.

La problemática: falta de colaboración de los propietarios de palmeras privadas

Los expertos tienen claro que la lucha contra una plaga tan extendida como la del picudo rojo solo obtendrá buenos resultados con la colaboración de todos los sectores implicados. Sin embargo, la realidad es diferente. Muchos propietarios particulares de palmeras afectadas por la enfermedad no siguen el protocolo establecido por el Govern, con el consecuente riesgo de dar pasos atrás en la lucha global.

El informe elaborado por la empresa Tragsa asegura que "parece probable que en las áreas objeto de contención, donde los propietarios han de hacerse cargo de los costes de transporte hasta la planta incineradora, se ocultan focos de plaga y la destrucción se realiza por cremación en la parcela sin comunicación previa". Por contra, en las zonas de erradicación de la plaga, donde la administración es la competente en la eliminación de las palmeras, "se comunican e identifican oficialmente prácticamente la totalidad de los nuevos focos que se dan".

El informe lamenta que "se registra una disminución de palmeras afectadas en las zonas donde anteriormente la plaga ha mostrado incidencia y, por contra, un incremento real en municipios donde antes no se había detectado". También se destaca la insuficiencia de recursos económicos y personales para hacer frente a la plaga y para imponer sanciones a los infractores.

Compartir el artículo

stats