Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Júlia Colom: "Lo bueno de la música es que no la tienes que buscar, está en tu interior"

Júlia Colom actuará el sábado en los jardines de la Cartoixa.

Júlia Colom actuará el sábado en los jardines de la Cartoixa. J. MATEU

Júlia Colom actúa este sábado a las 21,30 horas en los jardines de la Cartoixa de su pueblo, Valldemossa, junto a Guillem Fullana (guitarra), un concierto que ha titulado Cançons d'ara i de sempre. A sus 17 años esta joven ya tiene una larga experiencia en el mundo de la música. Las entradas pueden reservarse en la Oficina de Turismo de Valldemossa (tel. 971 612 019).

-Se ha pasado los últimos meses cantando, pero ¿qué tendrá de especial este concierto?

-A diferencia de los anteriores, en este ofreceremos un repertorio más personal, elegido por mí, de temas mayoritariamente de Mallorca, Antònia Font, Maria del Mar Bonet, Joan Manuel Serrat, poemas de Costa i Llobera...

-¿Hasta ahora no había interpretado temas de este estilo?

-Me había centrado más en el jazz, en los estándares de jazz, también en la bossa nova y en los boleros... Pero hubo un momento en que pensé que el jazz estaba muy bien, pero quería hacer otras cosas, algo más próximo a la gente, cantando en catalán y temas conocidos.

-Pero usted es muy joven, ¿desde cuándo canta?

-Diría que desde siempre, desde los cinco años que empecé en un coro, luego en el Coral de la UIB, del Teatre Principal... Pero de manera más seria desde hace dos años, que fue cuando decidí que quería hacer conciertos. Creamos un grupo con Pere A. Bujosa (contrabajo), Teo Salvà (batería) y Omar Lanuti (guitarra). La experiencia muy bien porque no tenía casi expectativas y vi que podía funcionar.

-¿Qué es la música para usted?

-Básicamente, la mejor manera de invertir mi tiempo, de pensar, de estar bien... Lo bueno de la música es que no la tienes que buscar, que está en tu interior y solo tienes que encontrarla.

-Desde hace unos meses, no para.

-Últimamente hemos actuado en el Festival de Jazz de Menorca y después también en la Fundació Coll Bardolet de Valldemossa y en los jardines de la Cartoixa. A partir de esas actuaciones, este verano hemos empezado a hacer más conciertos, en Maria de la Salut, Esporles, Portocolom, Deià...

-Pero antes ya había hecho otras cosas. Hábleme de la Sibil·la, que ha cantado durante muchos años.

-Me la enseñó mi abuelo, que también la había cantado. Diría que fue mi primer encuentro con la música mallorquina. La canté por primera vez cuando tenía siete años en la iglesia de Valldemossa y también la he cantado en la cárcel de Palma.

-¿Y qué se siente al cantar la Sibil·la en la cárcel?

-Impresiona, pero es muy emocionante porque la gente se muestra muy agradecida y reaccionan muy bien, con una gran amabilidad.

-Y a raiz de la Sibil·la, llegó su participación en Ferments, el proyecto de Miquel Brunet.

-Eso fue el pasado noviembre. Yo ya conocía a Miquel Brunet y él sabía que yo cantaba. Me llamó, me explicó su proyecto y me pidió si quería ir un día a cantar la Sibil·la. Le dije que sí, fui el día que me dijo y la canté. Luego Miquel me dijo si quería quedarme los demás días de grabación, algo que no estaba previsto.

-¿Cómo valora la experiencia?

-Muy bien, era un proyecto que se proponía investigar la identidad de Mallorca a través de la música, con una fusión de estilos que intentase definir la música que se hace aquí ahora. Fue una gran experiencia y un placer participar en este proyecto con gente como Biel Majoral, Antoni Artigues o Mateu Xurí, entre otros. Es un orgullo haber podido cantar con estos y otros músicos que admiro porque también me ayuda a aprender muy rápidamente.

Compartir el artículo

stats