Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Inca

Los tejados del cementerio viejo tendrán que ser reconstruidos

Antelm Ferretjans ordena de que se reparen las tres sepulturas que se han derrumbado

Imagen de parte de una de las isletas más afectadas por las humedades.

Imagen de parte de una de las isletas más afectadas por las humedades. Pep Córcoles

El tejado de todas las isletas funerarias de la parte vieja del cementerio de Inca se deberá reconstruir a lo largo de los próximos cuatro años. Antelm Ferretjans, concejal delegado para el mantenimiento del camposanto, sostiene que "se trata de una ardua tarea que será muy difícil de llevar a cabo por los inconvenientes legales con que nos enfrentamos. Por ello me daré muy por satisfecho si al acabar la legislatura se han reparado todos los tejados".

Cabe explicar, antes de describir los problemas legales, que la parte antigua del cementerio está muy afectada por la humedad y la falta de mantenimiento. En una de las isletas funerarias -edificaciones con tres nichos en altura y diferente longitud- el problema es tan acuciante que el tejado se ha derrumbado ya sobre tres sepulturas.

Causas

La maleza crece sobre las tejas y las raíces rompen o desplazan bovedillas. Eso hace que el agua de lluvia penetre y afecte a toda la edificación. Por otra parte, los materiales de construcción que se utilizaron en el siglo XIX, cuando se erigieron esos nichos, no son especialmente resistentes a la humedad. Se utilizó el tradicional marés -piedra conglomerada arenisca muy porosa- que tolera muy mal las filtraciones.

Los problemas legales con los que se ha topado el Ayuntamiento se refieren a las obligaciones de los propietarios de tumbas y a la dificultad de averiguar la identidad de muchos de ellos.

Las isletas funerarias constituyen en la práctica una comunidad de propietarios que deberían afrontar las tareas de mantenimiento. Ocurre que tradicionalmente pequeñas tareas de reparación las ha asumido el Ayuntamiento pero ahora se trata de una obra de calado y coste elevados.

Antelm Ferretjans ha ordenado que se reparen de urgencia las tres tumbas cuyo tejado se ha hundido "por una cuestión de, seguridad, sanidad e imagen" y que después se repercuta el coste en los propietarios. Al tiempo, el departamento de Secretaría está iniciando la tarea de identificar y notificar a todos los propietarios de la parte vieja la obligación de comparecer para hacerse cargo económicamente de la reparación de los tejados.

Identificación

Además de la gran cantidad de afectados de los que se trata el mayor de los problemas es precisamente identificarlos. Concurre aquí que muchas familias adquirieron los derechos funerarios hace varias generaciones y que las escrituras de las sepulturas están muchas veces a nombre de ancestros ya fallecidos, sin que los herederos hayan hecho el cambio de titularidad, e incluso a veces sin aceptación de la herencia.

Este diario ha hablado con algún propietario conocido de la parte más afectada y su opinión es que "sería injusto que los propietarios identificados costearan su parte y el Ayuntamiento se hiciera cargo del resto".

Compartir el artículo

stats