Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Artà

La emblemática Torre d'Albarca sufre un severo abandono y falta de seguridad

Un elevado número de excursionistas y bañistas acceden sin control pese a los riesgos

Dos turistas pasan en fechas recientes ante la monumental torre d'Albarca.

Dos turistas pasan en fechas recientes ante la monumental torre d'Albarca. T. O.

El municipio de Artà conserva unos 25 kilómetros de costa, gran parte de ellos en un privilegiado estado natural. No obstante, emblemáticos elementos patrimoniales como la torre d'Albarca o des Matzocs precisan de urgentes obras de acondicionamiento. La estructura sufre un severo abandono y falta de seguridad. Se halla en la finca privada de sa Cova, a muy poca distancia del ámbito protegido y público del Parc Natural de Llevant.

Excursionistas y bañistas pueden entrar libremente. No hay ningún tipo de señalización y el deterioro del inmueble es bien palpable, con los riesgos físicos que ello conlleva. De hecho, el catálogo de protección del patrimonio histórico del municipio de Artà advierte de los efectos de la erosión y concluye que la necesidad de actuación es contundente: "Consolidación y restauración". El mencionado catálogo apunta que en el año 1986 "aún se veía una casita adosada a la torre y que actualmente se encuentra derribada".

En la lista de monumentos catalogados por el Consell de Mallorca como Bien de Interés Cultural (BIC) en la categoría de monumentos figura esta torre d'Albarca-es Matzocs, dentro del apartado de arquitectura defensiva.

En verano dos de los refugios del parque registran frecuentes llenos y se constata una mayor presencia de excursionistas (tanto residentes en la isla como turistas extranjeros) en la zona de la torre d'Albarca, que pueden acceder a ella a través del camino litoral que conecta el refugio de s'Arenalet con las zonas de aparcamiento de vehículos de las playas de Cala Estreta, Cala Mitjana y Cala Torta.

Cabe explicar que tanto la finca privada de sa Cova (donde se ubica la torre d'Albarca) como otras colindantes incluyen tramos de hasta tres itinerarios senderistas promocionados por el Parc Natural de Llevant: ruta de s'Esquena Llarga; de los Horts Vells d'Albarca y Camí dels Carabiners, este último el más habitual para dirigirse al refugio de s'Arenalet.

Familia real británica

La finca de sa Cova ha tenido diferentes propietarios. En 1989 fue noticia de Diario de Mallorca el cambio de titularidad, pasando de Damià Mayol a un miembro de la familia real británica. Exactamente un ahijado de la reina Isabel de Inglaterra, 'apodado' al cabo de poco tiempo en Artà como Philippe d'Anglaterra. Entre las previsiones estaba acondicionar uno de los casales al estilo inglés para ser usado por los príncipes de Gales como residencia de veraneo. Eso sí, diversas fuentes consultadas detallan que, a día de hoy, la finca es propiedad de una francesa.

Compartir el artículo

stats