Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Política

Las guerras internas fracturan a C's en Calvià

Tras su expulsión, González de la Madrid no renuncia al acta y dice que votará según los principios de Ciudadanos de Barcelona

González de la Madrid, ayer, en Palmanova, el día después de ser expulsado de C´s.

González de la Madrid, ayer, en Palmanova, el día después de ser expulsado de C´s.

Las profundas discrepancias personales entre los dos regidores de Ciudadanos en Calvià, Carlos Tarancón e Ignacio González de la Madrid, eran uno de esos secretos que parecen gritar a voces de tan evidentes que son, como lo demostraba que no se dirigiesen la palabra ni se mirasen en ninguno de los plenos municipales celebrados hasta el momento.

La tensión larvada, que se remonta a la confección de la lista electoral, se resolvió esta semana con la expulsión de González de la Madrid por unos comentarios despectivos en Facebook sobre el líder de C's en Cort, Josep Lluís Bauzà. Según las breves explicaciones ofrecidas ayer desde el departamento de prensa de la formación, a raíz de esos comentarios que "faltaban al respeto" y en los que se llamaba 'Don Pimpón' a Bauzà, la junta de la agrupación tomó esa medida.

González de la Madrid, que es patrón profesional, confirma que continuará como concejal de Calvià. La duda era si lo haría como concejal no adscrito, pero él asegura que, al ser expulsado, le corresponde pasarse al grupo mixto. Su nueva situación fragmenta aún más el juego de equilibrios políticos en el Ayuntamiento, donde el equipo de gobierno (PSOE y Sí Se Puede) suma 11 concejales y necesita el apoyo de otros dos ediles para sacar adelante sus iniciativas. Cuando se le pregunta a González de la Madrid si en las votaciones de los plenos se decantará por el bloque progresista o el conservador, él responde lo siguiente: "Me guiaré por las líneas que marca Ciudadanos, pero no el partido de aquí, sino el de Barcelona. Seguiré en el centro". Por testimonios recogidos en Ciudadanos a nivel local, las discrepancias se hicieron manifiestas desde el primer momento de la preparación de la lista electoral para concurrir a las elecciones municipales del 24-M y estallaron durante la campaña electoral. "El partido ha crecido demasiado rápido, y lo ha hecho de forma descoordinada", manifiesta un miembro de la candidatura.

En los días previos a las elecciones, González de la Madrid recopiló una serie de quejas, que remitió al comité de garantías de C's en Barcelona. Asegura que esas quejas se acompañaron con firmas de otra decena de miembros de la candidatura y exhibe un escrito fechado el 9 de mayo donde se pueden ver esas rúbricas. En ese escrito, se informaba de que no se les había permitido participar en actos de campaña y de que no había comunicación con el candidato de C's en Calvià, Carlos Tarancón. Pese a esa situación, llegó el día de los comicios y Ciudadanos logró un excelente resultado en el municipio: fue la cuarta fuerza más votada y sus 1.234 votos se tradujeron en dos concejales. El ya ex edil de Ciudadanos asegura haber recibido presiones antes del pleno de investidura para renunciar a su acta. Él explica que lo rechazó, porque quería saber qué contestaba el comité de garantías a las quejas que se habían presentado, respuesta que, dice, no ha recibido aún.

Compartir el artículo

stats