Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Calvià

El TSJB confirma la limitación para realizar obras en zonas de Calvià

El Ayuntamiento impuso unas normas para evitar el excesivo ruido de la maquinaria

Las máquinas de construcción solo pueden utilizarse dos horas y media al día, para no molestar a los turistas de Calvià.

Las máquinas de construcción solo pueden utilizarse dos horas y media al día, para no molestar a los turistas de Calvià.

Las empresas que realicen obras de construcción en las zonas turísticas de Calvià y que utilicen maquinaria especialmente ruidosa no podrán trabajar en un determinado horario. De hecho, únicamente podrán utilizar esta maquinaria durante dos horas y media al día, cinco días a la semana, durante seis meses al año, precisamente para evitar que el exceso de ruido pueda afectar a los turistas que visitan esta zona de descanso. Esta decisión la ha acordado la Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia, que ratifica la ordenanza municipal de protección del medio ambiente contra la contaminación por ruidos y vibraciones, aprobada en marzo de 2014 por el Ayuntamiento de Calvià, bajo la dirección del anterior alcalde, Manuel Onieva.

Este decreto municipal establecía que, atendiendo las características de especial sensibilidad acústica del municipio de Calvià por su carácter turístico, en las zonas de gran afluencia de visitantes, entre los días 1 de mayo y 31 de octubre de cada año, el horario de trabajo para realizar obras de construcción se establecía entre las 10,30 y las 13 horas los días laborales, de lunes a viernes.

Este decreto municipal no afectaba a todas las obras, sino unicamente a las que se empleaban medios mecánicos o herramientas de trabajo" que provocan mucho ruido o producen vibraciones. Se prohibía, por ejemplo, el empleo de martillos neumáticos, picadoras, grúas, excavadoras, hormigoneras, sierras mecánicas,perforadores, vehículos pesados y otros similares. La Asociación de Constructores de Balears pidió en los tribunales la nulidad de dicho decreto municipal. Esta asociación cuestionaba que ni la sensibilidad acústica ni la declaración de gran afluencia turística legitimaban la limitación horaria para trabajar. Sin embargo, los tribunales dan la razón al Ayuntamiento de Calvià, representado por el abogado David Salvà, y ratifican su legitimidad para limitar el exceso de ruido.

Compartir el artículo

stats