Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Margalida

Un paseo natural con etiqueta azul

Sa Marina de Son Real, distinguido como el único Sendero Azul de Balears por el mismo organismo que otorga las banderas a las playas

Un grupo de personas, durante una excursión guiada por el camino de sa Marina de Son Real.

Un grupo de personas, durante una excursión guiada por el camino de sa Marina de Son Real.

El camino de Sa Marina de Son Real, un itinerario de apenas seis kilómetros entre la playa de Son Bauló y el núcleo de Son Serra de Marina, en el municipio de Santa Margalida, es un pequeño tesoro etnológico que combina historia y naturaleza y que desde tiempos inmemoriales ha sido utilizado por residentes y turistas para practicar deporte o simplemente disfrutar de las vistas privilegiadas que ofrece el camino sobre la Badia d'Alcúdia.

Ahora, además, es un itinerario de etiqueta, ya que ha sido distinguido como Sendero Azul por la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (ADEAC), el mismo organismo que año tras año se encarga de otorgar las banderas azules a las mejores playas y puertos del Estado español. De esta forma, el camino de Sa Marina de Son Real es el único itinerario natural de Balears que disfruta de esta distinción, ya que la ADEAC se la acaba de retirar al Camí des Comú de Muro. En todo el Estado hay 49 Senderos Azules y solo uno de ellos corresponde a Balears, la comunidad costera con menos distinciones.

La propia ADEAC califica a los Senderos Azules como "itinerarios paisajísticos que enlazan playas o puertos con bandera azul y contribuyen positivamente al uso sostenible del litoral". Con su distinción, se reconoce a los municipios su trabajo en la "mejora y restauración de su patrimonio natural y etnológico litoral". Además, añade que los Senderos Azules "desempeñan una función social importante al constituir excelentes lugares para el disfrute de la naturaleza y como elementos vertebradores para el desarrollo, salud y bienestar del conjunto de la sociedad".

Lo cierto es que Sa Marina de Son Real cumple con creces con estos requisitos. A lo largo de sus seis kilómetros, el visitante camina entre importantes yacimientos arqueológicos como la necrópolis de Son Real, antiguas canteras, ecosistemas dunares, misteriosas torres de enfilación o cuevas prehistóricas. Y todo ello en un ambiente rodeado de pinares, sabinas mediterráneas, lirios blancos y azucenas por una parte, y el mar abierto por la otra ofreciendo numerosas posibilidades de baño en pequeñas playas de arena fina.

Es una auténtica joya natural que, según el ayuntamiento de Santa Margalida, se revalorizará todavía más con la importante distinción que ayer mismo se concedió en un acto público celebrado en Son Bauló con la presencia de las principales autoridades municipales y también de José Palacios, miembro del jurado nacional de banderas azules y vicepresidente de la ADEAC.

El regidor Eugenio Garrido (Pi) expresó ayer la "satisfacción" municipal por haber conseguido la distinción de Sendero Azul después de que el propio Consistorio solicitase esta posibilidad. La medida irá acompañada de una nueva señalización del sendero y de pequeñas actuaciones encaminadas a mejorar el acceso en algunos puntos que presentan más irregularidades físicas. A su entender, la nueva etiqueta servirá para promocionar el turismo en el municipio y "permitirá una conexión más consolidada entre Son Bauló y Son Serra".

No es el único motivo de celebración del ayuntamiento de Santa Margalida. En el acto de ayer también se entregaron las dos banderas azules que ha conseguido mantener el municipio para este verano, correspondientes a las playas de Can Picafort y Son Bauló, y además recibirá una distinción temática de excelencia en Salvamento, Socorrismo y Primeros Auxilios. Can Picafort es uno de los tres destinos nacionales que este año ha recibido esta distinción junto a la playa de Valencia y el Puerto del Rosario de Tenerife.

Compartir el artículo

stats