Una subida de 50 céntimos. Es lo que aprobó ayer el equipo de gobierno del ayuntamiento de Capdepera, integrado por PSOE, Ucap y Es Grup y comandado por el alcalde socialista Rafel Fernández. La modificación de la tarifa para estacionar en el aparcamiento de la famosa playa de Cala Agulla supone que en lugar de 4 euros se tengan ahora que abonar 4,50.

PP y Més, partidos en la oposición municipal, se abstuvieron en la votación.

Fernández, consultado ayer por este diario tras el pleno ordinario del consistorio, admitió no estar contento por el aumento de la tarifa en cuestión, si bien alegó que el informe del interventor "era favorable, advirtiéndose de que el incremento reclamado era legítimo y conforme al vigente pliego de condiciones de la adjudicación".

El alcalde socialista apuntó que "en los últimos cinco años no se había actualizado la tarifa respecto al IPC" y que en el próximo mes de noviembre expirará el contrato entre el Ajuntament y la empresa que desde hace ocho años (plazo de seis prorrogado para otros dos) se ocupa del aparcamiento y mantenimiento de las playas, limpieza del litoral y explotación de servicios diversos, llamada Playas Capdepera, "por un importe anual de unos 650.000 euros".

Asimismo, Fernández recordó que los residentes en el municipio pueden aparcar gratis y que en otros aparcamientos de conocidas playas de Mallorca las tarifas "son considerablemente más caras, teniendo además en cuenta que en el de Cala Agulla se vela por disponer de servicios de calidad y respetuosos con el entorno, habiendo duchas y baños". La empresa Playas Capdepera, detalló Fernández, asume el mantenimiento de las playas de "Canyamel, Cala Mesquida, Font de sa Cala, Son Moll y Cala Agulla, así como la limpieza de otras calas". A su vez explota "varios lotes de hamacas y sombrillas y media docena de chiringuitos". Al finalizar la temporada alta de este 2015 se realizará un estudio económico de cara a confeccionar "el mejor pliego de condiciones posible para la nueva adjudicación del contrato".

Pere Fuster, número uno de Més, en declaraciones también a este periódico reveló que el 60% de la recaudación del aparcamiento es para el Ajuntament, mientras que el 40% restante, para la empresa. Según él, el aprobado aumento de tarifa "debería revertir en mejoras de las propias instalaciones".