Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sa Fira des dijous

La calle de los zapateros

La calle de los zapateros

La calle de los zapateros Pep Córcoles

La fireta del Dijous, espacio dedicado a la artesanía y la tradición dentro del gran mercado del Dijous de Inca, se reorganizó hace un mes y los diferentes puestos, correspondientes a varios oficios, se distribuyeron de forma más o menos homogénea. Así el gremio de charcuteros, queseros y los payeses han quedado juntos en la calle Pau. Sin embargo, una grata noticia, que tiene que ver con ello es que también un oficio tan tradicional en Inca como el de los zapateros también se ha ido agrupando paulatinamente y en estos momentos ya ocupan casi por completo la calle Estrella. Pero además se da la coincidencia que en esa calle hay también varios comerciantes de ese ramo por lo que se está convirtiendo lentamente en un polo de atracción para los turistas que buscan un zapato artesano, de calidad y, lo más importante, a un precio asequible.

La original música de Miquel Lluc

El éxito de la fireta del Dijous de Inca radica en su marcado carácter típico -los vendedores visten traje payés y las paradas se adornan- pero también en incluir en su organización apartados culturales. Tal es el caso del espectáculo que cada jueves ofrece Miquel Lluc en diferentes puntos de la fireta. Lluc es un músico que, atraído por los sonidos étnicos, hace un tipo de música que sorprende por su originalidad. Fusiona el sonido de la batería electrónica con el ´zumbido´ del dugeridoo, una gran trompa, de origen australiano, que despierta la curiosidad de los visitantes.

Compartir el artículo

stats