En el pleno ordinario celebrado el pasado martes por la noche, el consistorio de Consell aprobó por unanimidad de todos los partidos la rebaja en un diez por ciento de la tasa de recogida de residuos sólidos para el próximo año 2015.

Las viviendas urbanas, que hasta ahora pagaban una cuota de 165 euros anuales, verán reducida esta cantidad hasta los 150 euros, mientras que las viviendas ubicadas en suelo rústico pasarán de los 115 euros actuales a los 105 a partir del próximo año.

En el mismo pleno, y también por unanimidad, se aprobó la modificación de la ordenanza de impuestos sobre construcciones, instalaciones y obras.

La modificación afecta a los propietarios de edificios catalogados, ya que los mismos hasta la fecha tenían un descuento sobre la licencia de obras, dependiendo del grado de catalogación, y únicamente se beneficiaban de ello los que solicitaban esta rebaja. Con la nueva normativa aprobada será el propio Ayuntamiento quien realizará este descuento para beneficiar a todos los propietarios de viviendas catalogadas, y no únicamente a los que estaban enterados de la normativa y solicitaban el correspondiente descuento de forma expresa.