Una veintena de miembros de la entidad ICA Animalista se concentraron en el polideportivo de sa Rutlana para protestar contra correbou. Un dispositivo de seguridad de la Guardia Civil, con una docena de efectivos desplegados, evitó que se produjeran incidentes.

Los animalistas desplegaron pancartas críticas con el festejo. Su portavoz, Aída Cortecero, afirmó que el acto de ayer era un "maltrato y una humillación al toro" y que "continuaremos viniendo en los próximos años para protestar contra el correbou". Durante su protesta, los animalistas gritaron proclamas como "pueblo del medievo", "la tortura no es arte ni cultura" o "nos encanta ver el fracaso de vuestra diversión sádica".

Estas protestas desembocaron en algún momento en provocación, en tanto que los animalistas increparon a las personas que pasaban por sa Rutlana para ir a ver el correbou. Este grupo fue especialmente crítico con los adultos que acompañaban a niños a ver el correbou. Los agentes de la autoridad allí presentes invitaron a los manifestantes a bajar el tono de la protesta y a la no utilización de insultos contra los viandantes.