Un grupo de voluntarios y personal de Protección Civil de Andratx junto a un técnico del departamento de Medio Ambiente del Govern han revisado los árboles que se plantaron durante los últimos meses en la finca de sa Gramola.

Se trata de una supervisión que efectuarán periódicamente para comprobar si los nuevos árboles plantados han arraigado con la intención de garantizar su crecimiento en condiciones óptimas.

Es la primera jornada que se efectúa de estas características después de la siembra de más de 3.000 árboles en la finca de sa Gramola, arrasada por la llamas del devastador incendio que afectó a parte de la Serra de Tramuntana durante el pasado verano. En la expedición recientemente organizada por la Casa Consistorial y Protección Civil, también estuvieron presentes el alcalde de Andratx, Llorenç Suau (PP), y el regidor de Medio Ambiente, José Ramón Baeza (PP).

Un 20 por ciento

El técnico del Ibanat Marcos Soriano explicó que habían revisado la siembra en varios sectores comprendidos en diferentes radios de diez metros.

Debido a las ultimas condiciones climatológicas, han sido muy pocos los árboles que han muerto, el porcentaje de los mismos no llega a un 20 por ciento de las bajas.