Dentro del universo de ruidos-pesadilla a los que se enfrentan los calvianers, el de las máquinas sopladoras que usan los operarios de limpieza ocupa un lugar destacado, junto a otras fuentes sonoras estridentes como los turistas beodos que pululan por la noche cantando no se sabe qué o la música descontrolada de bares y hoteles. Pero eso está a punto de acabarse. A partir de ahora, las barredoras de aire serán más sigilosas. Y todo, porque la empresa municipal Calvià 2000 ya ha recibido las nuevas máquinas sopladoras eléctricas, con un coste aproximado de 200.000 euros. Reemplazarán de forma inmediata a los estruendosos dispositivos de gasolina, que ponían de los nervios a los calvianers que se despertaban a las seis de la mañana envueltos en una nada agradable sinfonía metálica.

“Estoy en casa con tapones y sin pisar la terraza”

Hay vecinos, sin embargo, que siguien sufriendo en sus carnes los estragos de la contaminación acústica en Calvià. Los de Torrenova (al lado de Magaluf) sin ir más lejos. Residentes en esta zona explicaban ayer que la moda de los hoteles-discoteca está acabando con sus nervios.

 “La salud se resiente. Yo estoy en casa con los tapones puestos y no puedo ni salir a la terraza. Al final, siempre me acabo yendo de mi propia casa, porque no puedo más”, detallaba una vecina de Torrrenova.

Esporles se ‘blinda’ para las próximas fiestas patronales

El cuartel de la Guardia Civil de Esporles se reforzará con 20 agentes de la Unidad de Seguridad Ciudadana durante las próximas fiestas patronales, que se celebrarán el 27 y 28 de junio. Estos agentes están especializados en “control de masas”. Además, habrá controles de alcoholemia y de drogas. Todo lo cual contribuirá a reforzar la sensación de ‘blindaje’ en el pueblo ante posibles incidentes. Así se aprobó en la última junta local de seguridad, en la que participaron la delegada del Gobierno en Balears, Teresa Palmer, el alcalde Miquel Ensenyat, el jefe de la Policía Local, Santiago Martín, y el comandante y jefe de Tráfico, Francisco Domingo.

¿Quién votó la Constitución en 1978?

Durante el último pleno celebrado en Puigpunyent, quedó de manifiesto que entre los regidores no hay muchos que por edad pudieron votar en el referéndum sobre la Constitución en 1978. Así lo recordó el alcalde Biel Ferrà para remarcar la idea de que convendría consultar al pueblo lo que piensa sobre el proceso sucesorio.