08 de junio de 2014
08.06.2014
Entrevista

Marc Crespí: "El servicio de autobuses es el patito feo del sistema de transporte público de la isla"

Presidente de la nueva asociación de usuarios del transporte público por carretera. Ejerce de portavoz de los viajeros que sufren las incomodidades, los elevados precios y los horarios insuficientes del transporte público con autobuses de la isla, un servicio que, según denuncian, mueve a más viajeros que el tren con muchos menos recursos

08.06.2014 | 06:30
Marc Crespí, a la izquierda, junto a otro socio, frente al autobús que cubre la polémica línea 340.

La nueva asociación llena un vacío existente en la representación de los usuarios habituales del servicio de transporte público por carretera que presta la empresa Transport de les Illes Balears (TIB). Tiene vocación de intermediar entre los viajeros y la Administración.

„¿Cómo surgió la idea de crear esta nueva asociación?
„Es una asociación sin ánimo de lucro que nació de la mano de la plataforma de usuarios del TIB, creada por un grupo de personas que utilizan habitualmente la línea 340 entre el Club del Sol (Port de Pollença) y Palma. En realidad son tres líneas en una (Port de Pollença-Pollença; Pollença-Inca; y Pollença-Palma) y presenta muchos líos de concesión. Hasta el pasado año no había problemas, pero desde que la empresa Transunion se vendió a Transabus, esta ha impuesto sus propias normas y se han producido cambios de horarios y de autobuses.

„¿Cuántos socios tiene?
„Ahora somos unos 110 socios. En principio no vamos a hacer pagar una cuota. Si los usuarios quieren dar algo de dinero a voluntad será bien recibido.

„¿Y cuáles son los problemas que se generan en esta línea?
„Los autobuses son de 22 metros de largo, no tienen cinturón de seguridad, lo que tal vez no sea legal, ni puedes subir las maletas. En el interior la gente suele ir de pie, y por ello el autobús no puede superar los 80 kilómetros por hora. No tiene medidas de seguridad, ni reposacabezas. Los asientos tampoco son abatibles. Los usuarios se quejan de dolores de espalda, y hay personas con informes médicos que lo avalan, y ha habido casos de gente que se ha desmayado durante el trayecto. Además, antes te dejaban transportar la bicicleta en el bus y ahora no. Otro problema es la falta de paradas adecuadas, ya que en Pollença estas son simples postes en medio de la carretera con una falta total de información. Esta es una cuestión del Ayuntamiento, con cuyo alcalde (Tomeu Cifre, del PP) tenemos previsto entrevistarnos.

„¿Los horarios tampoco son de su agrado?
„Hay un horario para el invierno y otro para el verano y es muy difícil conciliar la vida laboral y familiar con estos horarios. Para ir de Pollença a Palma se tardan 65 minutos. Hay gente que para volver a Pollença prefiere coger el autobús de Alcúdia, y es una locura para las personas que están obligadas a utilizar el transporte por carretera diariamente. Por todos estos motivos decidimos crear una plataforma, pero debido a la falta de personalidad jurídica finalmente hemos constituido una asociación.

„¿Cuáles son los objetivos de la asociación?
„Ejercer presión para mejorar esta línea en concreto y el resto del transporte por carretera. Mucha gente de otros pueblos tiene los mismos problemas y nuestro objetivo es publicitarnos para llegar a todo el mundo. Nuestra voluntad es negociar un plan constructivo, nos hemos documentado y hablado con muchas partes y nos gustaría ejercer de portavoces de los usuarios del transporte por carretera, ya que de forma individual es más difícil que te hagan caso. Pueden contactar con nosotros a través del correo plataformausuaristib@gmail.com o visitar nuestra página de facebook, que es una plataforma abierta para las quejas y las incidencias del día a día.

„¿Se han reunido ya con la administración?
„Ya nos hemos reunido con el consorcio del TIB y la pasada semana volvimos a encontrarnos con la presencia de la empresa concesionaria.

„¿Y cómo fue el encuentro?
„La verdad es que lo tenemos muy negro. La empresa Transabús está atada a concesiones de hace 50 años y que están obsoletas, mientras que el consorcio no tiene competencias para cambiar nada, ya que solo hace de intermediario con los concesionarios. Unos y otros aseguran que trabajarán para arreglar los problemas, pero hay muchas cuestiones pendientes de solución. Nosotros expusimos todos los problemas existentes en la línea 340 y hemos aportado posibles soluciones, ellos han asegurado que nos informarán de los cambios que realizarán. Si no lo hace, perderán clientes habituales. La verdad es que hace falta una unión integral de todo el transporte público.

„¿Qué solución plantean ustedes para la línea 340?
„Debería haber una línea entre el Club del Sol e Inca que tenga correspondencia con el tren, que pasa en dirección a Palma cada veinte minutos. La ruta que hace actualmente el autobús por el interior de Inca, donde para en tres sitios, nos hacer perder mucho tiempo porque es un autobús de 22 metros. Existen frecuencias entre el Club del Sol y Palma, pero son menos de la mitad, y hay que tener en cuenta que esta línea es la única conexión que tenemos los ´pollencins´ con Palma. En 2013, la línea 340 transportó a 308.000 usuarios, de los cuales solo 20.178 personas tienen el destino final en Inca. Otro problema es el precio del billete.

„Explíquese.
„La tarjeta intermodal no sirve para una línea que tenga cuatro saltos como en el caso del trayecto entre Palma y el Port de Pollença. En este caso, hay que comprar el billete entero. Ir y volver sin tarjeta intermodal cuesta 10,60 euros. En la pasada legislatura la tarjeta T40 costaba 48 euros y ahora son 64, con un peor servicio. Las tarjetas no deberían estar atadas a un número de saltos por línea, sino que deberían poder comprarse los saltos de forma independiente.

„Se habla más del tranporte ferroviario, pero el de carretera también es utilizado por mucha gente. ¿Tienen datos sobre ello?
„Sabemos que las pérdidas de Serveis Ferroviaris de Mallorca (SFM) fueron de 40 millones de euros en 2013, mientras que el déficit del transporte por carretera es de siete millones. El número de pasajeros es superior en el caso de los autobuses, con unos siete millones de usuarios, mientras que en el caso del tren son cinco millones. La conclusión es que el transporte público por carretera debe mejorarse porque es la única manera que tienen muchos pueblos para estar conectados. Los turistas alucinan con este servicio.

„¿Suele utilizar el tren?
„Utilizo los dos sistemas de transporte y en el tren hay una cuestión tercermundista y es la falta de electrificación hasta Manacor y sa Pobla. Aquí pagamos muchos proyectos en la península y después no hay dinero para nosotros. Los turistas sí que ´flipan´ con el transbordo que hay que hacer en la estación de Enllaç, donde si uno se queda dormido se despierta de nuevo en Manacor. Sin embargo, el tren, a pesar de tener incidencias puntuales, funciona bastante mejor que el servicio de autobús.

„¿Cree que hay voluntad política para mejorar el servicio de transporte público en la isla?
„Creo que en la actualidad no hay. En la pasada legislatura incluso se pasaron de rosca comprando los trenes para la ampliación del corredor hasta Artà antes incluso de realizar las obras necesarias. Es un fallo garrafal. Hoy en día no hay voluntad, solo supervivencia. La verdad es que el transporte por carretera es la hermana pobre o el patito feo del transporte público. La administración debería tener más en cuenta la opinión de los usuarios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Restaurantes en Part forana

Los mejores restaurantes en Mallorcaa

Descubre los mejores restaurantes en Mallorca: Calvià, Sóller, Alcúdia, Manacor... y disfruta de tu tiempo libre con la mejor gastronomía.


¡Síguenos en las redes!