El equipo de gobierno del PP asegura que la instalación de vallas en el perímetro de la plaza del Blanquer ha sido consensuada con los vecinos de la zona, que "mayoritariamente han expresado su apoyo porque creen que es una manera de ganar en seguridad y mantenimiento".

De esta forma, la institución local quiere acabar con las concentraciones de jóvenes en la plaza, principalmente durante las noches del fin de semana, porque provocan "problemas de ruido y molestias" y dificultan las tareas de mantenimiento a los operarios de la limpieza urbana.

El edil Felip Jerez explicó que hace unos años se quería vallar la plaza del Bestiar pero los vecinos no estuvieron de acuerdo con la medida. "Ahora se arrepienten de ello", señaló el teniente de alcalde, ya que los problemas de vandalismo en este espacio urbano "son habituales". El Consistorio no descarta volver a sacar del cajón el proyecto de vallado de la plaza del Bestiar si la experiencia iniciada con la plaza del Blanquer resulta favorable para los intereses municipales.