Puede parecer una paradoja, pero uno de los edificios más importantes del parque natural de s´Albufera lleva el nombre del británico que intentó acabar con la zona húmeda más importante de Mallorca. John Frederick Bateman (West Yorkshire, 1810-Surrey, 1889) era el propietario de la compañía de capital inglés New Majorca Land Company, encargada de desarrollar los trabajos de desecación de la Albufera mallorquina con el objetivo de crear una gran zona agrícola.

Sin embargo, la empresa fracasó por la intrusión de las aguas salinas y la aparición de aguas subterráneas que volvían a inundar los terrenos desecados. El trabajo de la compañía, no obstante, dejó una profunda huella en el actual parque natural: se construyeron 138 kilómetros de canales, 40 kilómetros de caminos, once puentes y un pantalán marino de 300 metros. La actividad de la empresa de Bateman fue positiva para los agricultores de sa Pobla y Muro, ya que se redujeron los riesgos de inundación de la comarca y se eliminó la incidencia de las fiebres tercianas.

Bateman llegó a ser muy popular en la zona. Tenía casa en sa Pobla, donde se le rindió un homenaje en el año 1886.

El edificio que lleva su nombre y que ejerce de centro de interpretación está ubicado en la zona de sa Roca, el centro neurálgico de la Albufera desde que los ingleses instalaran allí la máquina de vapor más potente para desecar la zona húmeda. En este edificio se instaló gran parte de la maquinaria necesaria para la desecación del parque.