El claustro de Sant Domingo de la localidad de Pollença será el escenario este fin de semana de la XI edición de la Fira del Vi, en la que participarán un total de 34 bodegas vinícolas de toda la isla que expondrán más de 200 referencias de vino diferentes y por la que la organización espera que pasen cerca de 4.000 personas. Asimismo, más de 500 profesionales del sector estarán presentes en el claustro para ofrecer los mejores caldos.

La iniciativa, que fue presentada ayer por las autoridades y los organizadores, corre a cargo de la asociación Vi Primitiu en colaboración con el Consistorio ´pollencí´. El alcalde Tomeu Cifre señaló que la feria "es un escaparate y una oportunidad perfecta para dar a conocer las últimas añadas de las bodegas", mientras que Josep Bibiloni, presidente de Vi Primitiu, se refirió al carácter turístico que también se quiere imprimir al evento.