El secretario general de los socialistas de Llucmajor, Joan Catany, denunció ayer la dejadez del equipo de gobierno para volver a disfrutar de los descuentos en los buses de la EMT. En el año 2012 el Ayuntamiento decidió restringir el servicio de la Tarjeta Ciudadana y desde entonces no hay contraorden "una decisión que no se ha comunicado ni a la oposición ni a los ciudadanos de Llucmajor".

La Tarjeta Ciudadana es un convenio intermunicipal al que Llucmajor estaba suscrito desde octubre de 2000. "Es un servicio necesario para que la gente se pueda desplazar hasta los hospitales de Palma". Catany sostiene que "lo necesitamos ahora más que nunca porque tampoco contamos con el autobús del TIB en dirección a Son Llàtzer. Además, los pacientes derivados a Sant Joan de Déu y Son Espases tienen que tomar otro bus hasta la estación intermodal, cosa que encarece sustancialmente el precio final para ir desde Llucmajor al médico".

Por esto PSOE presentará una moción en el pleno municipal de noviembre, para pedir que se retome el convenio y para que los vecinos puedan recuperar los descuentos derivados de la tarjeta de transporte público. En este sentido, Catany cree que "es muy injusto que el equipo de gobierno ni siquiera comunicara la restricción en marzo de 2012".

Los socialistas denuncian que "en una época de necesidades como la que estamos pasando, necesitamos de estos servicios y no que nos los recorten más. El ciudadano no entiende de superávit televisivo, estos servicios son básicos y antes los teníamos. El equipo del PP que gobierna Llucmajor poco a poco nos los quitará todos".