Este diario ha tenido acceso a un documento de la conselleria de Salud del Govern que el pasado 8 de octubre fue registrado en el ayuntamiento de Inca en el que el departamento autonómico recuerda a la institución municipal que debe pagar la electricidad de los locales que están bajo su competencia. Se trata de los locales ubicados en la planta baja del edificio de la calle Can Dureta, número 21, de la ciudad, cedidos por el Govern al Ayuntamiento en marzo de 2012. El ejecutivo recuerda a Inca que, en el acta de cesión de los locales, está indicado que a partir de la firma "todos los gastos generados por el mantenimiento y funcionamiento, así como los de suministro de agua y electricidad, irán a cargo de la entidad receptora de los locales". Más de un año y medio después de la cesión, el Ayuntamiento sigue sin cambiar la titularidad del contador de la electricidad, por lo que el Govern avisa que si en el plazo de un mes no realiza la gestión, "iniciará los trámites para darlo de baja".

La fiesta de Halloween entra con fuerza

La fiesta de Halloween tiene cada vez más adeptos. La foto de la derecha constituye todo un ejemplo de ello, con las alumnas del centro Samira de Inca, dedicado a la enseñanza de la danza del vientre, reconvertido en aquelarre para la ocasión.