­Un día después de que se hiciera público que los profesores no participarán en las actividades que organice el ayuntamiento de sa Pobla por no sentirse apoyados por la institución, las reacciones han sido inmediatas. El concejal de Educación, Joan Enric Capellà, denuncia que la decisión de los docentes "viene motivada por un sector de los profesores y de las cúpulas de las Apimas que están alineados con la oposición y buscan acabar con la unidad de la comunidad educativa del pueblo". Según Capellà, "este sector está intentando politizar la educación y está arrastrando al resto de docentes, lo que ha creado una complicada situación de la que muchos padres no están informados ni entienden". El responsable de educación afirma que "si el enfado de los docentes es porque no apoyamos la moción de la huelga, hay que recordar que nuestra abstención posibilitó que ésta siguiera adelante y no la apoyamos porque la oposición no quiso consensuarla".

Los docentes declinan hacer declaraciones y explican que harán saber su postura a los padres el martes, después de que se reunan los equipos directivos de los centros. Precisamente, el sábado hay programada una comida que organizan las Apimas a favor de una educación de calidad.