En este sentido, el concejal de Cultura, amenaza con que si ésta suposición es cierta, "el ayuntamiento está dispuesto a afrontarla con todos los medios que tengamos a nuestra disposición, con el objetivo de velar por el buen funcionamiento de nuestros centros y sobre todo para que los alumnos puedan disfrutar de nuestras fiestas y tradiciones al margen del debate educativo en la política".

El equipo de gobierno considera que la medida acordada por los maestros "va en contra de los niños, la cultura y las tradiciones de sa Pobla" y muestra su preocupación por el hecho de que "los docentes puedan tomar decisiones que afecten directamente a la relación de los niños con su pueblo".

La primera ausencia de los docentes en actividades municipales como consecuencia de su decepción con el equipo de gobierno ya se ha producido. La semana pasada no participaron en la edición de 'Art i Copes', celebración en la que tradicionalmente los niños pintaban murales que posteriormente se colgaban en la plaza Major y tampoco nadie les sustituyó.