Rodaro SL, la empresa que desde hace décadas gestiona y dota del servicio de agua potable a las urbanizaciones de sa Punta y Can Gelat de Portocolom no puede seguir adelante. Los números no le cuadran y por eso su abogado, Agustí Cerveró Sánchez-Capilla, ya ha presentado en su nombre al ayuntamiento de Felanitx, tanto la voluntad de la empresa como la relación de abonados, los balances de explotación y situación en 2012, el consumo, las cuentas anuales y el impuesto de sociedades.

Ahora es el consistorio quien debe estudiar toda esa documentación y decidir qué hacer ante un parón inminente del flujo corriente en pleno mes de agosto. Rodaro SL suministra en estos momentos agua a 120 usuarios, lo que viene a significar cerca de las 500 personas que viven en una de las zonas más tranquilas de Portocolom, en casas unifamiliares muy cerca del faro.

"Desde aquí quiero tranquilizar a los vecinos afectados y decirles que no se les va a cortar el agua", explica el alcalde felanitxer, Biel Tauler (PP), "es un servicio básico que debe mantenerse de una forma u otra". Tauler señala que los técnicos de la casa están valorando estos días "de qué volumen de negocio estamos hablando, si es económicamente rentable", para que, llegado el caso, pudiera ser el propio Ayuntamiento quien se hiciera cargo del agua de la zona. "Es una autorización administrativa concedida a Rodaro desde hace mucho tiempo, desde que se construyera la urbanización; ahora por una u otra razón quiere dejar de prestar la distribución y el Ayuntamiento tiene que responder".

Hace más de 40 años que la familia España edificó el espacio residencial junto al faro de Portocolom en terrenos de su propiedad. Como promotores se quedaron por entonces con el servicio para dotar y gestionar la red de agua corriente.

Ahora, y de manera inesperada solicita un rescate de la concesión por la "imposibilidad sobrevenida de cumplimiento para prestar el servicio que se realizaba a título de precario", según consta en el documento registrado en las oficinas municipales este pasado uno de agosto.

Riesgo en pleno verano

Por su parte, el PSOE local no se explica cómo se ha podido llegar a esta situación: "En pleno verano un problema así puede ser muy grave y dejar sin agua a centenares de personas", concreta su portavoz, Toni Nadal, quien pide a Tauler una mayor concreción en las respuestas del Ayuntamiento. Los socialistas sospechan que haya podido haber "una manipulación de los balances para exigir o hacer chantaje al consistorio. Estudiaremos a fondo la documentación y las cuentas de los últimos cuatro años para ver si se ajustan a la realidad".