El ayuntamiento de Sant Llorenç creó la sociedad anónima Bellver a mediados de 2007 para reclamar el IVA retenido. El año pasado el TSJB le dio la razón por primera vez y el Gobierno tuvo que retornarle 400.000 euros de ese ejercicio. Ahora también deberá hacerlo con el IVA de 2008. "Cada año son entre 500.000 y 600.000 euros", señala el alcalde, Mateu Puigròs (GISC). En total el consistorio estima que la Agencia Tributaria le debe aún unos dos millones de euros de 2009, 2010, 2011 y 2012. Algunos ayuntamientos como los de Alcúdia, Calvià o Capdepera hacen lo mismo. s.s.v.