La Entidad Local Menor de Palmanyola se sumó ayer al paro de una hora convocado en todas las entidades locales menores de España contra el Anteproyecto de Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local impulsado por el Gobierno central. Estuvo cerrada entre las 10 y las 11 de la mañana.

Aunque con la modificación hecha en la nueva ley se garantiza la continuidad de estas administraciones, los impulsores de la protesta afirman que ésta no garantiza la autonomía de las entidades locales menores en aspectos como la distribución de competencias o la financiación.

Uno de los artículos de la nueva ley más polémicos y criticados por los responsables de estas administraciones, como es el caso de Ramon Oliver, alcalde pedáneo de Palmanyola, es el que propugna la supresión de las entidades locales menores cuando se incumplan los objetivos de estabilidad presupuestaria. Se podría dar el caso de que la entidad local cumpla estos objetivos pero el ayuntamiento del que depende no. En este caso, la ley contempla, entre otras medidas, la posible supresión de las entidades que dependan del municipio como medida para conseguir el objetivo de estabilidad presupuestaria marcado.

En los últimos meses, Madrid ha presentado varios borradores, pero ninguno de ellos convence a los responsables de las entidades locales menores. El primer anteproyecto contemplaba la supresión, aunque las protestas de sus responsables y de ciudadanos consiguieron que en Gobierno lo modificase. Con el actual, solo el incumplimiento del objetivo de estabilidad presupuestaria podría hacer peligrar la continuidad de administraciones como la Entidad Local Menor de Palmanyola, por cierto la única de estas características existente en Mallorca.