La escuela de cerámica de Marratxí, ha organizado un curso monográfico bajo el título de Mange Art. Ha sido impartido por el ceramista de nacionalidad india y residente en Inglaterra Wali Harwes. Vive allí desde el año 1980 aunque durante diez años residió en Catalunya. Es un hombre tan interesante que con Wali se puede hablar horas de sus planes y objetivos, entre ellos el de adaptar la comida mediterránea al Japón, un tributo al clima y paisaje de este mar

„¿En qué ha consistido este curso?

„El curso que ha tenido una duración de treinta horas, con asistencia de alumnos de Valencia. Ha consistido en la creación de piezas de cerámica para los distintos condimentos, ya que el arte es de dominio privado y está en nuestras casas.

„¿Qué trabajos se han realizado?

„Los alumnos ha efectuado sus propios diseños en la decoración de las piezas, hemos utilizado pinceles. También hemos desarrollado una técnica propia, consistente en introducir un hilo en el colorante y ejecutar el dibujo de la pieza.

„¿Para qué tipo de comida se han elaborado las piezas?

„Yo considero que cada comida debe tener su propio utensilio; así hemos modelado y decorado cuencos para el gazpacho; piezas para el queso; bandejas para servir el pan; e incluso para los pinchos morunos. El último día de curso celebramos una comida donde utilizamos todos estos utensilios.

„¿Existe alguna pieza de cerámica que tenga unas características especiales?

„Sí, hemos elaborado un vaso mediante una técnica japonesa que permite ver el grado de pureza del vino; es conocido como ojo de serpiente. Se trata de que en el mismo vaso se introduce un dibujo en el fondo. Se llena el con vino u otro licor, que evidentemente debe ser transparente, y cuanto mejor se puede ver el dibujo del fondo menos impurezas contiene el vino o licor.

„¿Es la primera vez que viene a Pòrtol?

„Sí, para mí era un lugar totalmente desconocido, y me he llevado una grata impresión del potencial ceramista que existe en el pueblo.

He visitado las alfarerías, con sus hornos, y me han impresionado. Es para potenciarlo y dar a conocer todo su saber a nivel turístico.

Si los japoneses, que están interesados en el arte, lo descubren a buen seguro que será una visita obligada. Tanto el Museu del fang como las alfarerías; es para potenciar las visitas.

„¿Y cómo ha ido el curso?

„Muy bien, tanto a nivel participativo como de interés. Han participado diez alumnos, los cuales se han mostrado muy interesados en el curso y han captado y desarrollado los conceptos del mismo. Además de la amistad que se ha creado, prueba de ello es que han realizado un auca con el nombre de El tritó, una fàbula portolana.