Arta vive estos días sus fiestas patronales de Sant Salvador con mucha participación y sentido fervor. Anteayer tarde el recorrido de los capgrossos junto con la banda de música y xeremiers, por las calles de la parte baja del pueblo, invitaban si cabe más a los vecinos a seguir con los festejos de este año. Al tiempo, en el club hípico local, triunfaba la segunda edición de las Olimpíades Rurals. Organizadas por dicho club, los equipos participantes en esta ocasión se duplicaron, y la novedad en las pruebas, respecto a la primera edición, fue la pista americana, un circuito donde los concursantes tenían que atravesar un lago con agua y algas, a la salida les esperaba una montaña de fardos de paja a la que escalar, correr entre ruedas de coche o atravesar por debajo las improvisadas alambradas situadas a escasos centímetros del suelo.

Los participantes empezaron a pleno sol y no dejaron de competir en las diferentes pruebas hasta que cada grupo terminó el circuito completo, alcanzada ya la tarde. Por la noche fue el turno de la fiesta Fashion, con los disfraces de la época de los honderos hasta la conquista del rey Jaume I, donde fueron premiados las vestimentas más originales.

Ayer también hubo diversidad de actos y hoy hay ciclismo, juegos infantiles, misa y ball de la cisterna, ballada y gran traca final.