Los malos olores que desprende la depuradora de Sa Coma vienen siendo motivo de muchas quejas vecinales en los últimos años, de aquí que el ayuntamiento de Sant Llorenç haya mantenido una serie de reuniones con la dirección General de Recursos Hídricos del Govern y con el mismo conseller, Biel Company, para que se dé una solución definitiva a la problemática. Según el alcalde Mateu Puigròs (GISC) se ha llegado a un acuerdo para realizar dos proyectos, uno en el que se actuaría en la estación depuradora y otro para la construcción de un emisario submarino.

Los proyectos podrían estar finalizados en breve, si finalmente el Govern diera el visto bueno y se pudieran licitar las obras este mismo año. Aunque la Conselleria tendría que disponer primero de liquidez para realizar el proyecto, cosa que según el primer edil llorencí, parece que será así. Para ello el Ayuntamiento estudiará junto con la Conselleria la posibilidad de que mediante un convenio, el Consistorio adelante el dinero del proyecto una vez finalizado, para que se puedan ejecutar las obras. Posteriormente le sería devuelto en un plazo de entre 10 o 15 años. Mientras tanto y con la finalidad de quitar los olores, el consistorio ha iniciado una serie de actuaciones, como la instalación de un filtro desodorizante de carbón activo en la estación impulsora de la Avenida de las Palmeras y en la estación depuradora de Sa Coma III, donde también se ha sustituido la toba de los lodos que por el uso se encontraba en mal estado. Si todo transcurre según los plazos previstos, la depuradora de Sa Coma podría contar el próximo año con un emisario submarino.